Liberaron al jefe de la división antisecuestros

Lo dispuso el juez federal Bergesio
(0)
22 de abril de 2004  

El jefe de la División Antisecuestros de la Policía Federal, comisario Juan José Schettino, quedó anoche en libertad por falta de mérito en la causa en la que se investigaba si demoró en darle al fiscal federal Jorge Sica información sobre el secuestro y asesinato de Axel Blumberg.

"La única lástima que tengo es que situaciones como ésta traen aparejada una falta de confianza de la sociedad en la policía", dijo anoche el comisario a LA NACION tras notificarse de la resolución del juez federal de San Isidro Conrado Bergesio.

Este es el segundo revés que recibe el fiscal Sica en esta investigación, pues el mismo juez había dispuesto el viernes último la libertad del subcomisario Daniel Gravina de la comisaría 23a., también involucrado en la misma causa.

Gravina había quedado detenido, luego de que se comprobó que había hablado por teléfono con Jorge Daniel Sagorsky, uno de los detenidos en la causa por el secuestro de Axel. En esa conversación el sospechoso le decía al oficial que le estaban ofreciendo venderle un automóvil que sospechaba se había usado en el secuestro de Blumbreg.

Dicho oficial comunicó esos datos a la División Antisecuestros de la Policía Federal a cargo de Schettino. Este oficial le indicó a Gravina que buscara una cita con Sagorsky para tener más detalles de los sospechosos que le ofrecían el vehículo. El encuentro nunca se concretó porque Sagorsky fue detenido por orden de Sica.

Encubrimiento

El fiscal, que estaba a cargo del caso Blumberg, interpretó que esas demoras en comunicarle a él los datos que podían ayudar a detener a los integrantes de la banda que secuestro a Axel, podían configurar el delito de encubrimiento. Por eso indagó a los dos policías y los dejó detenidos.

Sica pidió al juez Bergesio que les dicte la prisión preventiva, pero el magistrado entendió que no había evidencias para sostener que hubieran cometido esos delitos y por eso les dictó una falta de mérito.

Tras la detención de los dos policías, el sábado último el procurador general de LA NACION subrogante, Luis González Warcalde, decidió diluir la fiscalía antisecuestros de Sica, al argumentar razones presupuestarias. Esto implicó el apartamiento del fiscal de la causa, que quedó en manos de la fiscal federal de San Isidro Rita Molina.

En esa investigación, la defensa de Gravina pidió que sea citado a prestar declaración el ministro de Justicia y Seguridad, Gustavo Beliz, pues se reunió con Gravina y le ordenó que hiciera un informe pormenorizado de sus contactos con Sagorsky para elevarlo a la fiscalía federal.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.