Llamativa tendencia en el Congreso: más de la mitad de los senadores contrató a parientes