Los ministros de Macri, entre la campaña y la evaluación de su futuro

Bullrich, Dietrich, Faurie y Finocchiaro aparecen entre los más decididos, mientras parte del gabinete bajó su perfil en la campaña y analiza su regreso a la actividad privada
Bullrich, Dietrich, Faurie y Finocchiaro aparecen entre los más decididos, mientras parte del gabinete bajó su perfil en la campaña y analiza su regreso a la actividad privada Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Maia Jastreblansky
(0)
15 de octubre de 2019  • 11:59

Algunos "se pintan la cara" y exhiben un activismo incondicional por Mauricio Macri. Otros pasan más inadvertidos en la escena principal de la campaña. Están quienes son portavoces protagónicos del mensaje de la Casa Rosada. Y los le hablan de forma segmentada a su audiencia, más lejos de las luces. Y aunque todos repiten el grito de que "se puede dar vuelta la elección", hay un grupo de ministros que, pase lo que pase, proyecta seguir cerca de Cambiemos y otro que admite que podría volver al llano, lejos de los cargos y las listas.

Los once ministros de Mauricio Macri tienen roles distintos en la campaña que puede ser determinante para el futuro del Presidente. En caso de que se repita la tendencia de las PASO y pierda Juntos por el Cambio, las perspectivas dentro del elenco que se sienta a la mesa del gabinete son divergentes. Porque a algunos funcionarios no los inquieta pensar en dejar la función pública, mientras que otros proyectan su futuro político.

Sin ser del riñón macrista y con un pasado prolífico como consultor económico en la firma Abeceb, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica ya le manifestó a los suyos que no tendría inconveniente volver a su actividad privada. Autor de las propuestas económicas que hizo Macri tras las PASO, el ministro funcionario se dedica a hacer presencia ante la platea industrial y gremial y camina reuniones y eventos más con el traje de la gestión que el de la campaña. Tampoco descuida los puentes con algunos sindicalistas, como Luis Barrionuevo (Gastronómicos), Armando Cavalieri (Comercio) y Antonio Caló (UOM).

La titular de Desarrollo Social, Carolina Stanley, tampoco aparece en la escena principal de la campaña presidencial. "Mi vocación es más social que política", le dijo a su entorno esta semana. Tras anunciar el índice de pobreza (que alcanzó el 35,4%) se corrió para abrir paso a las posturas más extremas del gabinete, a cargo -sobre todo- de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. No sin cierta resignación, la funcionaria redactó, a pedido de la Casa Rosada, un proyecto para restringir los planes sociales a un año, que finalmente quedó en suspenso. Aunque acompañó al Presidente en la gira del "Sí se Puede", concentró sus actividades en el conurbano, un territorio clave en en el que Macri no dispensará tiempo.

Germán Garavano está dedicado a defender públicamente al Gobierno en el plano judicial. Aunque en los últimos años lo "picó" la política y asegura que "seguiría como ministro", el funcionario también podría volver a su profesión: ya se había dedicado a su estudio jurídico en el interregno entre la fiscalía porteña y la función nacional. De viaje a La Haya, tiene un rol ganado como consultor internacional en temas de Justicia.

El ministro que está vestido de gestión (ajeno a la agenda de campaña) es el titular de Hacienda, Hernán Lacunza, que esta semana vuelve a Washington para ver al FMI. A cargo del área más problemática, dejó de tener apariciones públicas y se dedica a administrar la economía en un contexto sensible.

El histórico tutor de la "rosca" política del gabinete, Rogelio Frigerio tiene programada una gira de campaña para apuntalar a candidatos de todo el país y viajó a Washington para hablar en nombre del Gobierno ante el BID, un organismo que apareció como posible horizonte del ministro desde fines del año pasado. Promotor del "dialoguismo", en lo doméstico podría sintonizar con el armado que podría impulsar Horacio Rodríguez Larreta en caso de retener la Ciudad.

Con fuerte apego a la política, Alejandro Finocchiaro (Educación) camina a La Matanza como candidato a intendente. Financió un importante gigantografía con su cara y la de Macri, aunque el Presidente no tiene previsto volver a ese distrito. El ministro se concentra en las zonas donde el Pro perdió más votos, atento a las pocas chances que tiene en el tercer cordón del conurbano. Académico y abogado, en los últimos días manifestó que no quiere volver a su estudio jurídico, especializado en accidentes de tránsito.

Otra ministra con perfil político es Patricia Bullrich. Con dirigencia previa a Pro, la ministra de Seguridad hoy es una socia firme del macrismo y se puso la campaña al hombro en la última semana. Bullrich se anotó una agenda intensa en la campaña, tanto en las provincias como en el conurbano y en la Ciudad de Buenos Aires, su terruño.

Por el país viaja también Jorge Faurie. Como diplomático de carrera, tiene la posibilidad de seguir vinculado a Cancillería, a pesar de los chispazos con Felipe Solá, el candidato de Alberto Fernández para sucederlo. Con la bandera de la "inserción al mundo", comparte actividades con candidatos provinciales y habla con radios todos los días. De perfil más bajo, en tanto, se ubican los ministros Luis Miguel Etchevehere (Agricultura) y Oscar Aguad (Defensa), que direccionan los mensajes a sus segmentos.

"Seguiría cuatro años más como ministro de Macri", se anima a aventurar, por su parte, Guillermo Dietrich. El ministro de Transporte suele exhibirse más optimista y alineado que sus pares, aunque también tiene un diálogo fluido con organismos de Washington. Es el ministro más pintado de amarillo. Como varios de sus colegas, su futuro estará vinculado a la performance de Macri en las urnas el domingo 27.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.