Macri, en Brasil: "Encontramos en Bolsonaro muchísimas coincidencias"

"Tuvimos perfecta armonía", dijo el Presidente a LA NACION tras la reunión con el flamante mandatario de Brasil
"Tuvimos perfecta armonía", dijo el Presidente a LA NACION tras la reunión con el flamante mandatario de Brasil Fuente: Reuters - Crédito: Ueslei Marcelino
Alberto Armendáriz
(0)
16 de enero de 2019  • 14:42

BRASILIA.- Coincidencia. Armonía. Comunión. Convergencia. Las palabras de uno y otro lado fueron prácticamente sinónimos del espíritu de sintonía que primó en la primera reunión entre el presidente Mauricio Macri y su par brasileño, Jair Bolsonaro . Los suspicacias con las que había llegado a Brasilia la nutrida comitiva de nuestro país se evaporaron después de una intensa jornada de reuniones y a partir de las posturas comunes en torno al futuro del Mercosur y a la crisis en Venezuela.

"Tuvimos perfecta armonía. Nos vamos con un enorme entusiasmo. Encontramos en el presidente Bolsonaro muchísimas coincidencias para desarrollar las economías de nuestros países, impulsar el Mercosur y abrirnos al mundo en serio. Además, compartimos nuestra preocupación con la situación en Venezuela y reforzamos nuestra condena al régimen de Nicolás Maduro ", señaló Macri a LA NACION tras un almuerzo en honor a los visitantes argentinos en el Palacio de Itamaraty, que puso fin a las actividades del día.

La conferencia conjunta de Jair Bolsonaro y Mauricio Macri

12:42
Video

El jefe del Estado había llegado a Brasilia la noche anterior junto a sus ministros Jorge Faurie, de Relaciones Exteriores; Nicolás Dujovne , de Hacienda; Dante Sica , de Producción y Trabajo; Patricia Bullrich , de Seguridad; Germán Garavano , de Justicia; y Oscar Aguad , de Defensa; además del secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo.

Fueron recibidos en el Palacio del Planalto con toda la pompa, un indicador de que de ambos lados había una clara intención de dar vuelta la página a los "desencuentros" que ocurrieron luego de la victoria de Bolsonaro en octubre.

Aunque fue invitado por el entonces presidente Michel Temer a acompañarlo a Buenos Aires para participar de la cumbre del G-20, el líder ultraderechista brasileño optó por no ir. Y luego, el 1º de enero, Macri canceló su viaje a Brasilia para la asunción de Bolsonaro y prefirió quedarse en Villa La Angostura.

"Estoy seguro, señor presidente, de que hoy comenzamos a escribir un nuevo capítulo en la historia de las relaciones entre Brasil y la Argentina, un capítulo de amistad y cooperación renovadas, para beneficios de nuestros pueblos", resaltó Bolsonaro en el brindis durante el almuerzo, con ambas delegaciones ya visiblemente más distendidas de lo que habían iniciado el día y luego de dos reuniones presidenciales y varias a nivel ministerial. "Con la Argentina tenemos una relación que queremos y trabajaremos para fortalecerla", agregó.

Mientras el mandatario brasileño subrayó numerosas veces "la convergencia de posiciones y nuestra identidad de valores", y que las "reformas económicas que Brasil y la Argentina estaban llevando adelante son fundamentales para el crecimiento sostenible", Macri apuntó que ambos fueron elegidos porque sus sociedades "querían un cambio de verdad".

Bolsonaro indicó que sigue con "interés el esfuerzo del gobierno de Macri para recuperar la economía argentina" y "modernizar el Estado", y el presidente argentino agregó: "Cuando a uno le va bien, ayuda al otro, pero necesitamos que a los dos nos vaya bien".

Después de tantas palabras floridas, ahora se inicia el duro trabajo conjunto. Macri necesita que la economía de Brasil crezca con la política neoliberal de Bolsonaro y que la expansión impulse a la Argentina en un año electoral clave. Y una piedra fundamental para el crecimiento económico de ambos países será el Mercosur, bloque en el que son los principales socios, junto a los menores Paraguay y Uruguay.

"El Mercosur necesita valorizar su tradición original. Apertura comercial, reducción de barreras, eliminación de burocracias. El propósito es construir un Mercosur más simplificado, que continúe a tener sentido y relevancia", advirtió Bolsonaro, aunque subrayó que "Brasil será un firme aliado en la construcción de una región más integrada".

En su calidad de presidente pro tempore del Mercosur, Macri temía que Bolsonaro -quien ha sido muy crítico del bloque- condicionara la permanencia de Brasil a reformas desmedidas. Pero al final, en la declaración conjunta que emitieron, los presidentes se comprometieron a trabajar por modernizar en el plano interno al Mercosur y rever la tarifa externa común, mejorar el acceso a los mercados y avanzar en la convergencia regulatoria.

Discursos de Mauricio Macri y Jair Bolsonaro, previos al almuerzo de honor - Fuente: Casa Rosada

11:21
Video

En el plano externo, acordaron impulsar las negociaciones ya en curso (con la Unión Europea, con la Asociación Europea de Libre Comercio y con Canadá), a la vez que coincidieron en discutir con Paraguay y Uruguay la liberación de los países miembros para que en el futuro cercano puedan negociar acuerdos de libre comercio por separado de los demás socios.

Si bien los altos funcionarios brasileños prefirieron no hablar con la prensa, fuentes brasileñas indicaron que esto abre las puertas para que Brasil eventualmente selle un tratado de liberalización comercial con los Estados Unidos, como Bolsonaro desea para alinearse firmemente con Donald Trump .

En diálogo con la prensa argentina, el canciller Faurie indicó que no se habló en este momento de porcentajes para la tarifa externa común, pero que el objetivo es analizarla y volverla más competitiva. Macri invitó a Bolsonaro a visitar la Argentina y ya se piensa en un eventual viaje para abril.

Dura condena a Maduro

La grave crisis política, económica y humanitaria en Venezuela fue un tema que ocupó una parte importante de las conversaciones. Más medido que lo normal, el brasileño se limitó a señalar en público: "Nuestra cooperación en la cuestión de Venezuela es el ejemplo más claro del momento. Las conversaciones con Macri solo refuerzan mi convicción de que la relación entre Brasil y la Argentina seguirán avanzando en forma correcta, en el rumbo de la democracia, la libertad, la seguridad y el desarrollo".

Mucho más duro, el argentino calificó a Nicolás Maduro como "un dictador que busca perpetuarse en el poder con elecciones ficticias" y reiteró que la Argentina y Brasil solo reconocen a la Asamblea Nacional como la única institución legítima en Venezuela, elegida democráticamente por el pueblo.

"No aceptamos esta burla a la democracia y menos el intento de victimización de quien es en realidad el victimario", dijo Macri en referencia a las cuestionadas elecciones de mayo último, por las que Maduro se garantizó otro mandato.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.