Vázquez, el arrepentido que nadie quiso escuchar y ahora cambiaría de opinión

Manuel Vázquez
Manuel Vázquez
Iván Ruiz
(0)
27 de abril de 2019  • 17:55

Manuel Vázquez estaba convencido de que la única solución para salvar a sus hijos y su mujer de los problemas judiciales era confesar sus delitos en el soterramiento del tren Sarmiento. Estaba a horas de ingresar al quirófano para una cirugía a corazón abierto cuando se presentó el 26 de febrero en el despacho del fiscal Franco Picardi para arrepentirse.

Vázquez, el hombre que manejaba negocios non sanctos de Ricardo Jaime, admitió en la Justicia haber participado en el circuito de sobornos para direccionar el soterramiento del tren Sarmiento y acusó a Ángelo Calcaterra, el primo del presidente Mauricio Macri, de haber pagado US$20 millones de sobornos a funcionarios kirchneristas para quedarse con esa obra.

Pero ahora, dos meses después, Vázquez parece haberse arrepentido de arrepentirse. Ya recuperado de la intervención quirúrgica, el consultor recibió con agrado el último fallo del juez Marcelo Martínez de Giorgi: aunque fue procesado, el juez sobreseyó a Julián Vázquez, Mariano Vázquez y Marta Domínguez (sus hijos y su mujer), los únicos tres sobreseimientos entre los 50 imputados. Su principal motivación para confesar el rol de Calcaterra (también beneficiado con la falta de mérito) ya se habían evaporado.

Todavía falta conocer el futuro de su confesión. Tras el fallo, Vázquez cambió su defensa y su nuevo abogado, Andrés Gramajo, advirtió que su estrategia legal tendrá un "giro radical" en la causa por el soterramiento del Sarmiento. Desde su entorno reconocen que mantener la confesión sería "una bomba de tiempo", admiten que analizan "otras alternativas" y justifican su decisión por "presiones" de sus anteriores abogados. "Es un arrepentimiento tirado de los pelos", sintetizaron.

Pese a todas estas nuevas previsiones impuestas por Vázquez después del fallo, cerca del testaferro de Jaime afirman que todavía no se presentó en Comodoro Py porque no fue citado por el juez Martínez de Giorgi. La interpretación de la ley del arrepentido que hacen en ese juzgado está en las antípodas de las medidas tomadas por el juez Claudio Bonadio en los cuadernos de las coimas, un caso emblema con decenas de arrepentidos.

La colaboración de los imputados debe ser "eficaz", es decir, que los dichos del arrepentido deben comprobarse con documentación, condición que no cumpliría la confesión de Vázquez, dijeron investigadores judiciales que leyeron su declaración completa. "Son todos dichos incomprobables", sintetizaron. De todas maneras, el juez Martínez de Giorgi citaría a Vázquez durante mayo para, luego, decidir el futuro de su confesión.

Vázquez había confesado ante el fiscal que las conversaciones por el soterramiento del Sarmiento comenzaron entre 2005 y 2006, cuando se estaba preparando la licitación. Detalló al menos tres encuentros personales con Calcaterra y Javier Sánchez Caballero, otro de los ejecutivos de Iecsa, siempre para beneficiarlos con el contrato, pude reconstruir LA NACION.

En esos encuentros se habría acordado un primer pago de US$5 millones para comenzar las negociaciones con los funcionarios, un segundo desembolso de US$15 millones para direccionar la licitación en favor del consorcio (coordinar detalles del pliego) y, por último, se arregló que se ejecutarían pagos del 10% cada vez que el Estado girara fondos para la obra.

A la espera de lo que ocurra con esa confesión, el fiscal Picardi apeló el viernes el fallo que benefició no sólo a Calcaterra y la familia de Vázquez, sino a decenas de empresarios de Odebrecht y Ghella, las empresas que ganaron el contrato junto a Iecsa.

Por lo pronto, Vázquez volverá el lunes a presentarse ante la Justicia. El Cuerpo Médico Forense determinó que ya estaba en condiciones de declarar ante la Justicia después de la operación. El testaferro de Jaime escuchará el lunes por videoconferencia los cargos en su contra en el juicio oral por su enriquecimiento y por la compra de trenes a España y Portugal.

Por: Iván Ruiz
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.