Mariño, Menéndez, Grabois y Pérsico: "A este gobierno le exigiremos más que al kirchnerismo"

Los referentes piqueteros admiten que se les reconocieron nuevos derechos a los sectores populares, pero advierten que el deterioro social se profundizó; en alianza con la CGT, amenazan con iniciar un plan de lucha contra la política económica
Marcelo Silva de Sousa
(0)
19 de febrero de 2017  

Crédito: Diego Paruelo AFV

La tregua entre el Gobierno y el triunvirato piquetero, que conforman la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC), comienza a resquebrajarse. Con desconfianza por las "dilaciones" en la puesta en marcha de la ley de emergencia social, aprobada en diciembre, las organizaciones advierten que llevarán nuevamente el conflicto a la calle.

En una entrevista con LA NACION, Emilio Pérsico y Juan Grabois (CTEP); Daniel Menéndez ( Barrios de Pie ) y Federico Mariño (CCC) aseguran que la asistencia que brindó el Gobierno hacia fin de año ya se "disolvió" y que se agravó el deterioro social en los barrios debido al enfoque económico del Gobierno.

Los referentes del triunvirato piquetero destacan su alianza estratégica con la CGT , con quien compartirán en marzo un esquema de protestas. El 13 de marzo, en un nuevo aniversario de la elección de Francisco como Papa, preparan una "multitudinaria" movilización en Plaza de Mayo. Reconocen que el Gobierno avanza en un esquema de institucionalización y de ayuda hacia los sectores informales. Pero aseguran que las necesidades son mayores.

Casi como un calco de la central obrera, los movimientos sociales refuerzan su perfil opositor. "A diferencia del año pasado, vamos a activar un plan de lucha no sólo por reivindicaciones concretas, sino contra la política económica del gobierno", anticipa Emilio Pérsico. Además, dejan abierta la posibilidad de confluir en una alternativa electoral este año.

-El Gobierno se comprometió a reglamentar la emergencia social en dos semanas. ¿Esperaban estos plazos?

-DM: Fue un error que hayan dejado pasar tanto tiempo desde la sanción, el 14 de diciembre. La situación en los barrios es cada vez más complicada, y se perdieron muchos puestos de trabajo. El título "emergencia" da cuenta de que el tiempo no es una variable más. Hubo una enorme falta de sensibilidad.

-JG: Parece que el único objetivo que tenían era que no hubiera quilombo en diciembre.

-¿A qué atribuyen las demoras?

-FM: El Gobierno tiene una disputa interna también en cómo abordar la problemática de los más humildes. Vemos que, en buena medida, el Ministerio de Trabajo estuvo poniendo un freno para que no se aplique la ley.

-DM: Hay tensión entre sectores que quieren un ajuste gradual y otros que quieren un ajuste a fondo. La demora en la reglamentación es un problema evidente de forma, en búsqueda de ahorrar recursos.

-¿Cuál es la medida más urgente contemplada en la ley?

-JG: La confección del registro de trabajadores de la economía popular, que va a permitir que los programas de ingreso social con trabajo salgan del paradigma del clientelismo. Hará que la economía popular esté regulada y los compañeros puedan acceder a un salario social complementario, que equipare sus ingresos a los de un salario mínimo.FM: Tienen que empezar a firmarse convenios con universidades y empresas para generar más puestos de trabajo.

-La ruptura del diálogo que la CGT había entablado con el Gobierno por incumplimiento de acuerdos, ¿es un llamado de atención?

-JG: Es un muy mal síntoma. Pero nosotros tenemos una ventaja. Estamos exigiendo que empiecen a erogarse recursos contemplados en una ley. No sé un acta acuerdo, la ley se tiene que cumplir.

-La institucionalización de una mesa de diálogo, con el Consejo de la Economía Popular, ¿anula un escenario de conflicto?

-EP: El problema central es la política económica del Gobierno, que sigue destruyendo puestos de trabajo. Este es un Gobierno de transferencia de recursos de los más humildes a los sectores de más altos ingresos. Creen genuinamente que abriéndole oportunidades de negocios al capital generan más trabajo, pero lo único que se genera es más miseria.

-DM: Con esta política económica, no hay emergencia social que aguante. Tiene que haber un llamado a la reflexión sobre cómo están impactando las medidas que se toman.

-¿Las críticas al Gobierno van a manifestarse en la calle?

-EP: La CGT ya empezó un plan de lucha contra la política económica del gobierno. Nosotros vamos a hacer lo mismo. Este año las organizaciones sociales entramos en una nueva etapa. No vamos a discutir solamente reivindicaciones concretas. Vamos a oponernos a esta política económica de hambre, y será la diferencia con la pelea que encaramos el año pasado. El 13 de marzo empezamos a construir una alternativa al programa de miseria del Gobierno.

- FM: Queremos que esa jornada sea una asamblea popular, en la que las organizaciones y los trabajadores demostremos que no nos conformamos con la emergencia social. Estamos obligados a expresar ese reclamo para no sucumbir ante las políticas económicas que deterioran la calidad de vida de los trabajadores.-DM: Sin dejar de ir a cualquier mesa de diálogo, ya pensamos más en movilizarnos. Este Gobierno demostró que no tiene voluntad de encontrar soluciones si no hay una presencia fuerte en la calle.

-¿Qué importancia tiene su alianza con las centrales sindicales?

-DM: Este año ya es muy difícil en términos de despidos y la búsqueda de reducir costos laborales. Seguramente vamos a articular medidas. Vamos a buscar consolidar el vínculo para construir un bloque social potente.

-¿La cohesión entre las tres organizaciones sociales puede trasladarse al terreno electoral?

-FM: Vamos a intentar que las elecciones no dividan lo que nos unió en la calle. Estamos en discusiones, quizás a mediano plazo encontremos coincidencias en lo electoral.-EP: La mayoría de los políticos baila en el Titanic, viendo dónde se ubican electoralmente, en vez de discutir el problema más grave que tiene la Argentina: el trabajo, como ordenador social en los barrios, ha desaparecido. Nosotros estamos construyendo en la calle el programa que le vamos a exigir a la dirigencia política. Después veremos si vamos juntos, y si la dirigencia política asume y enriquece el programa de los trabajadores humildes.

-DM: Nuestro punto de encuentro estuvo vinculado con lo social. Nos organizamos por el crecimiento de la pobreza y su impacto entre los sectores populares. Con el tiempo, puede derivar en una expresión que nos agrupe, pero no es nuestra preocupación ahora. Somos un espacio heterogéneo.

- El Gobierno les reconoció derechos y avanza en un esquema de institucionalización de las organizaciones. ¿Por qué no sucedió durante el kirchnerismo?

-JG: Existen dos factores. El primero es que hubo un aumento terrible y explosivo de la pobreza. El fantasma del hambre volvió a recorrer los barrios y se perdieron muchos trabajos; eso atentaba contra la paz social, que es indispensable para la gobernabilidad de cualquier gobierno. Después, está claro que en los últimos años los movimientos sociales crecimos en organización y consciencia. Es muy difícil para cualquier gobierno ignorarnos frente a la masividad que tienen nuestros reclamos.

-DM: Hubo un esquema de movilizaciones muy importante que protagonizamos el año pasado. Expresamos de forma masiva un montón de demandas y angustias que hay en los barrios. Más allá de la voluntad del Gobierno, se generó un consenso de que había que atender los problemas creando espacios de discusión. Tenemos un 30% de pobres y un nivel de informalidad que cualquiera que gobierne el país debe atender.

-EP: Al gobierno anterior nosotros le exigimos planes sociales y comida, y lo tuvimos. A éste, le vamos a exigir mucho más porque hoy en día las organizaciones sociales están en un grado muy superior en su organización y también, programáticamente, en sus planteos.

Federico Mariño - Corriente Clasista y Combativa

Junto con Juan Carlos Alderete, es el referente de la CCC, brazo territorial del Partido Comunista Revolucionario (PCR). Es la organización más longeva, fundada en 1994

Daniel Menéndez - Barrios de Pie

Es el referente de Barrios de Pie, brazo territorial de la organización Libres del Sur. El agrupamiento, fundado en el año 2001, cuenta con cerca de 40.000 afiliados en todo el país

Juan Grabois - CTEP

Es uno de los referentes de la CTEP y del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) que agrupa a trabajadores cartoneros. Además, es muy cercano al papa Francisco. El año pasado fue designado "Consejero de Paz" en el Vaticano

Emilio Pérsico - CTEP

Es el líder de la CTEP que reúne cerca de 180.000 afiliados y el Movimiento Evita. Muy activo en las reuniones en los ministerios, evita los discursos y actos masivos. Lo une una relación de años con Carolina Stanley

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.