Opinión. Más plurales y menos polarizados que lo que muestra el ballottage