Mauricio Macri descansa en el sur, pero avisa que en febrero regresa a la acción

En años anteriores, Macri también descansó en Cumelén con su familia
En años anteriores, Macri también descansó en Cumelén con su familia Fuente: Archivo - Crédito: Twitter
Está en Villa La Angostura y sigue de lejos la política; critica al Gobierno y se apoya en los dirigentes más duros, pero por ahora decidió no hablar en público
Jaime Rosemberg
(0)
12 de enero de 2020  

El mismo paisaje paradisíaco, con los frondosos bosques de araucarias y arrayanes como lejana compañía en sus silenciosas caminatas y paseos. Los mismos escenarios para practicar fútbol, tenis o paddle, y la misma facilidad para pasar desapercibido en un ámbito de ricos y famosos en el que todos lo conocen, pero pocos se acercan a interrumpir sus actividades.

Rodeado por sus afectos, y por primera vez en dos décadas sin un cargo electivo o futbolístico, Mauricio Macri transcurre su acostumbrada estadía en el country Cumelén, de Villa La Angostura, donde se quedará hasta fin de mes. Por obvias y autoimpuestas razones, la actividad política diaria del expresidente es mucho menor que en los años en que ese lugar le servía de refugio y respiro del vertiginoso ejercicio del poder.

Pero Macri desmiente, en llamadas y charlas privadas con antiguos colaboradores y dirigentes políticos, que esté pensando en extender sus vacaciones y retirarse de la pelea política. "Estoy bien, tranquilo. No (me involucro) en el día a día, pero sí en el compromiso republicano", comentó el Presidente a varios de los interlocutores que tuvo en los últimos días.

Su intención fue transmitir que está dispuesto a seguir representando a los diez millones de argentinos que lo votaron en octubre. "Quieren que todos defendamos la República con coraje e independencia", aseguró a uno de los dirigentes con los que conversó esta semana, con un discurso calcado del de la campaña electoral y tiros por elevación hacia el kirchnerismo, hoy en el poder. Sin pronunciarse sobre medidas del gobierno de Alberto Fernández -su último posteo fue el 31 de diciembre, en el que escribió sobre el "imparable río del cambio que no se detiene"-, Macri no pierde de vista la realidad, ya con ojos de opositor.

Con su exsecretario general Fernando de Andreis -quien lo visitó días atrás-, con su excompañero de fórmula Miguel Ángel Pichetto -con quien habló varias veces por teléfono- y con algún otro dirigente de su entorno, Macri comparte su preocupación por la "improvisación" que, según su visión, define la gestión de Fernández.

También se tomó con una mezcla de bronca e ironía la "revisión a la baja de los índices de pobreza del tercer trimestre del año pasado" realizada por la UCA. Es un poco más moderado que Pichetto, quien se queja en voz alta de lo que define como una "jugada" del papa Francisco y muchos obispos en favor de Fernández y en contra de Macri, que afectó, según cree, las chances electorales de la fórmula que compartieron. "Hay un 41% que los bancan y los miran", dice Macri a sus referentes, simpatizantes y también representantes de la prensa con los que conversa.

De Andreis, su exsecretario Darío Nieto y el exsubsecretario de Medios Gustavo Gómez Repetto ya saben que sus vacaciones terminan en los primeros días de febrero. Junto a la antigua secretaria Anita Moschini, "heredada" de su padre, Franco, componen el minúsculo círculo que acompañará a Macri en las oficinas que alquiló en Vicente López y que serán su búnker a partir del mes próximo.

De regreso furioso a las canchas de paddle -también juega en dosis homeopáticas al tenis y al futbol, aseguran cerca suyo-, Macri mira de reojo los movimientos de los referentes de Juntos por el Cambio que tienen intenciones de disputarle, llegado el momento, el liderazgo exclusivo de la coalición.

Con Horacio Rodríguez Larreta -que repite la necesidad de "colaboración y trabajo en equipo" con Fernández- no hubo diálogo en relación con la decisión presidencial de quitarle un punto en la coparticipación federal ni influencia en la diplomática respuesta posterior del jefe de gobierno porteño. "No le pedimos opinión en cada tema, pero estamos en contacto permanente vía WhatsApp y la relación entre Mauricio y Horacio es la mejor", sostuvieron desde la mesa chica que rodea al jefe de gobierno porteño.

Hay, sin embargo, otras miradas, lejos de los micrófonos. "Nos serviría que salga él a criticar al Gobierno y no desgastarnos nosotros, pero no lo hace", lamentan desde las segundas líneas del gobierno porteño con relación al expresidente. Y aseguran que "nadie está esperando especialmente" que Macri retome un rol "exclusivo" como líder del conglomerado opositor, como afirma -entre la ironía y la esperanza- un partidario del "Cambiemos dialoguista".

Con el radical Alfredo Cornejo -tal vez quien con mayor dureza lo critica- tampoco hay chances por el momento de recuperar la sintonía. En el comité nacional de la UCR preocupa que en los próximos meses Macri se recueste en los "duros" de JxC, como Pichetto, Patricia Bullrich y Guillermo Dietrich, y que tenga un discurso confrontativo contra el Gobierno. "Vamos a darles la pelea interna", afirmó a LA NACION un veterano dirigente radical que cumplió funciones en el gobierno saliente. "No hay apuro", responde Macri cuando sus militantes piden definiciones. Habrá que esperar a febrero.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.