Brasil, mucho más que un socio comercial

Marisa Bircher
Marisa Bircher PARA LA NACION
Crédito: Europa Press
(0)
12 de febrero de 2020  

En 2019, el comercio bilateral Argentina-Brasil experimentó una contracción, producto de la crisis en la Argentina y el bajo crecimiento en Brasil. Las exportaciones cayeron 8% respecto de 2018. Sin embargo, superaron los US$10.385 millones. Las importaciones se contrajeron de US$15.500 a US$10.090 millones. Como consecuencia, por primera vez en más de 15 años la balanza comercial con Brasil arrojó un resultado superavitario.

Sin embargo, Brasil se mantiene claramente como el primer socio comercial de la Argentina. Explicó el 16% de las exportaciones totales y el 21% de las importaciones. Es nuestro primer destino de exportaciones industriales y donde desembarcan más de 2500 empresas; es decir, una de cada cuatro exportadoras, entre las que se destacan especialmente las pymes.

Ahora bien, ¿cuáles son las perspectivas de esta relación? El comercio entre la Argentina y Brasil históricamente ha dependido de los vaivenes en la actividad económica de ambos países. Los años de contracción económica vieron una caída del intercambio bilateral, como se observó en 2009, 2012, 2014, 2016 y 2019. Mientras que los años de expansión vieron una recuperación, como se observó en 2003-08, 2010-11, 2013 y 2017.

En este sentido, la consolidación y aceleración del crecimiento en Brasil es una buena noticia, ya que seguramente impulse la demanda de exportaciones argentinas. Las expectativas del mercado para 2020, publicadas el 31 de enero por el Banco Central de Brasil, apuntan a un crecimiento esperado de 2,3% en 2020 y 2,5% en 2021, más del doble que en 2019. Escenario positivo y esperado para nuestras pymes, que buscan crecer de manera competitiva, y para el Estado, que necesita aumentar la productividad de las empresas locales y generar empleo genuino permanente.

No obstante, la incertidumbre sobre la economía argentina se mantiene muy alta y este será un condicionante para el comercio con Brasil. En materia de crecimiento, el último relevamiento de expectativas del BCRA apunta a una contracción en 2020 de -1,5% y un rebote de 1,0% en 2021. Por otro lado, la Argentina sigue evidenciando problemas de competitividad que restringen el dinamismo del comercio exterior, como la elevada presión tributaria y los costos logísticos.

En este marco, persisten dudas sobre cómo será la política exterior argentina. Si bien ahora las tensiones parecen haberse disipado, hay visiones discrepantes entre el gobierno argentino y el brasileño. La discusión que vendrá este año en el Congreso sobre el acuerdo Mercosur-UE seguramente será determinante. Si el Gobierno avanza en una política contraria a la integración, el comercio con Brasil seguramente se verá afectado.

Este escenario nos coloca ante una oportunidad. El comercio bilateral está muy lejos de su potencial. En 2011 la suma de exportaciones más importaciones fue de casi US$40.000 millones; ese valor está lejos de nuestra situación actual. Esta dinámica contrasta con el comercio que ha tenido la Argentina con los países del sudeste asiático, que se ha mostrado mucho más dinámico, al punto de que se espera que, de mantenerse esta tendencia, China se convierta en el primer socio comercial del país. La crisis que atraviesa el gigante asiático a raíz del coronavirus tendrá seguramente impacto en nuestra agenda comercial.

El crecimiento de Brasil nos abre la posibilidad de potenciar nuestra integración con el principal mercado de América Latina. Avanzar en una política de cooperación con nuestro principal socio comercial debería ser una de las prioridades del gobierno nacional.

El inminente diálogo entre los cancilleres de ambos países genera una gran expectativa. Si la Argentina avanza en una política de cooperación e integración con Brasil, el Mercosur y el resto del mundo, las perspectivas sobre nuestro comercio exterior serán auspiciosas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.