Muñoz, de secretario de Néstor Kirchner a accionista de una offshore en Islas Vírgenes

Daniel Muñoz fue el secretario privado de Néstor Kirchner
Daniel Muñoz fue el secretario privado de Néstor Kirchner
Daniel Muñoz se vinculó a Gold Black Limited en 2013 y el año pasado compró acciones; el objetivo de la sociedad era realizar una inversión inmobiliaria en los Estados Unidos
Iván Ruiz
Maia Jastreblansky
Hugo Alconada Mon
(0)
4 de abril de 2016  • 18:58

Fue la sombra de Néstor Kirchner durante su presidencia y debió dejar la Casa Rosada en 2009, denunciado por presunto enriquecimiento ilícito. Desde entonces, el ex secretario presidencial Daniel Muñoz comenzó a diversificar sus negocios. Creó sociedades inmobiliarias, petroleras y de servicios financieros en Buenos Aires y en Río Negro. Pero sus operaciones no se limitaron al país. Según registros oficiales de Panamá Papers, este estrecho colaborador de la ex familia presidencial también acumuló actividades en paraísos fiscales.

Mientras se dedicaba a ampliar sus negocios privados y a sortear escollos judiciales, Muñoz, ya desligado de la función pública, comenzó a operar con una sociedad offshore en las Islas Vírgenes Británicas (BVI, en inglés), de acuerdo a documentos exclusivos a los que accedieron LA NACIÓN y El Trece, en el marco de una investigación impulsada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

Según surge de mails de Mossack Fonseca, una empresa panameña dedicada a hacer gestiones en paraísos fiscales, desde el año 2013 Muñoz y su esposa, Carolina Pochetti, estuvieron vinculados a Gold Black Limited, una compañía fundada tres años antes en las BVI, con el objetivo de comprar una propiedad en los Estados Unidos.

De acuerdo a los documentos, esa sociedad offshore, Gold Black Limited, fue registrada el 13 de agosto de 2010 bajo el registro número 1600279 con un capital de 50.000 acciones de 1 dólar cada una.

Compra de acciones

Desde el 2010 y hasta comienzos del 2015 la compañía tuvo acciones al portador, un mecanismo habitual para esconder a los verdaderos dueños de una sociedad. En enero del año pasado, sin embargo, Muñoz y Pochetti se convirtieron en accionistas nominales de Gold Black Limited y comenzaron a figurar en los papeles con nombre y apellido.

El primer director de Gold Black fue Marcelo Danza, un abogado de Mar del Plata, que renunció en 2013. Lo sucedió otro marplatense, Sergio Todisco dedicado a los negocios inmobiliarios. A partir de febrero de 2015 asumió como directora Perla Eydee Puente Resendez, de Panamá. Pero la danza de nombres no resulta llamativa: para abrir sociedades offshore y realizar operaciones, muchas veces se designan directores o managers "pantalla", de modo de ocultar a los verdaderos interesados.

De acuerdo a un formulario de Mossack Fonseca, el objetivo de la sociedad creada en las BVI era realizar negocios inmobiliarios en los Estados Unidos. En el apartado "origen del dinero", el cliente hizo una cruz manuscrita en el renglón "ahorros personales".

Pero los nombres del ex secretario de Néstor Kirchner y de su esposa figuran además en un documento del 7 de enero de 2015, escrito en inglés, que indica que "se recibió una solicitud de Daniel Muñoz y Carolina Pochetti solicitando 25.000 acciones cada uno", lo cual es aceptado por la firma.

Alerta en Mossack Fonseca

Pocas semanas después, sin embargo, se encendió una luz de alerta. Mossack Fonseca, que suele investigar si sus clientes son Personas Políticamente Expuestas (PEP por sus siglas en inglés) detectó que Muñoz fue parte de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Y tras un intercambio de mails, el estudio panameño decidió que "no podrá brindar el servicio de agente registrado a la sociedad Gold Black Limited" y solicitó que se hiciera "sin demoras". En el mismo acto decidieron desligarse de otra sociedad, Old Wolf Ltd.

A partir de allí, y a pesar de que Mossack Fonseca renunció a prestar servicios a la sociedad de Muñoz, la compañía aún sigue hoy activa en Islas Vírgenes, pero a través de otro agente, Protcullis TrustNet.

En la actualidad, según supo LA NACION, Muñoz se encuentra en grave estado de salud, por lo que se contactó con el último director argentino de Gold Black Limited, Sergio Todisco, quien confirmó que asumió como directivo de esa firma offshore por su "amistad" con el ex secretario presidencial y Pochetti.

Todisco aclaró que su función era "administrativa" y "figurativa" y que renunció por pedido de ese matrimonio. Sus declaraciones permiten inferir que Muñoz se encontraba involucrado en el devenir de la sociedad de Islas Vírgenes desde hace por lo menos tres años.

En el último tiempo, los tribunales vieron desfilar a Muñoz varias veces por sus pasillos por distintas denuncias de corrupción. La más resonante fue la que surgió luego de que su ex colega, Miriam Quiroga, lo señalara como uno de los valijeros de los Kirchner y asegurara que era quien llevaba bolsos de dinero a Santa Cruz. Por entonces, fue imputado por presunto lavado de activos por el juez Luis Rodríguez, aunque el año pasado fue absuelto, tras no poder corroborar las declaraciones de Quiroga.

Con la colaboracion de LNData

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.