Murió el exlíder del gremio ferroviario José Pedraza, condenado por el crimen de Mariano Ferreyra

El gremialista estaba cumpliendo prisión domiciliaria por el asesinato del joven militante del PO
El gremialista estaba cumpliendo prisión domiciliaria por el asesinato del joven militante del PO Fuente: Archivo
(0)
23 de diciembre de 2018  • 11:39

El exsecretario general de la Unión Ferroviaria (UF) José Pedraza , que cumplía una condena a prisión por el asesinato del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra , murió, a los 75 años, en el sanatorio porteño Agote, al que había sido trasladado el 28 de octubre pasado por una fuerte neumonía. Falleció con la tobillera electrónica puesta.

Pedraza había sido condenado por el Tribunal Oral Criminal 21 de la Capital Federal a 15 años de cárcel, por considerarlo "partícipe necesario" del asesinato de Ferreyra, cometido el 20 de octubre de 2010, cuando un grupo de militantes de su gremio le disparó un tiro en el pecho en una manifestación de trabajadores tercerizados que reclamaban el pase a la planta permanente en la línea Roca.

La sentencia se dictó menos de dos años después, el 10 de septiembre de 2012, cuando otras 13 personas también recibieron veredicto en aquel juicio, con penas de entre 2 y 18 años de prisión por haber participado en el crimen del militante, ocurrido en las inmediaciones de la estación de trenes de Avellaneda.

Previo a estos delitos, Pedraza era conocido en el mundo sindical por haber alcanzado el liderazgo de la UF en base a una carrera que combinó el enfrentamiento con la última dictadura militar y la afinidad con los sectores más ortodoxos del peronismo. Fue el líder del gremio ferroviario desde 1985 hasta su caída por la muerte de Ferreyra. Lo reemplazó Sergio Sasia, un dirigente surgido de su riñón, pero que intentó tomar distancia del "pedracismo".

Pedraza fue un entusiasta seguidor de Carlos Menem y de la política de privatización de las líneas ferroviarias que el dirigente peronista llevó a cabo durante su mandato presidencial (1989-1999).

Hijo de un empleado ferroviario y nacido en 1943 en la ciudad cordobesa de Deán Funes, Pedraza viajó a Buenos Aires en los años 60 para estudiar la carrera de Derecho, mientras trabajaba en el ferrocarril Belgrano.

Con el regreso de la democracia, Pedraza logró hacerse de la titularidad de su gremio en 1983, mientras militaba dentro del peronismo en el llamado Grupo de los 25, la expresión sindical de la por entonces llamada "renovación" peronista.

En esa condición, Pedraza estaba enfrentado al Grupo de los 15, formado por los "gordos" de la CGT, con quienes sin embargo llegaría a jugar en perfecta sintonía.

Tras la victoria de Menem en la interna peronista, Pedraza cambió radicalmente su postura y apoyó al dirigente riojano en su decisión de privatizar Ferrocarriles Argentinos, al tiempo que se incorporó como gerente de esa empresa.

A cambio, el gremio mayoritario del sector ferroviario recibió la concesión del Belgrano Cargas, con el 99% de las acciones de esa línea privatizada.

En 2006, Pedraza fue procesado y embargado por 50 millones de pesos por el desvío de 34 millones de pesos de aportes de los afiliados de su sindicato entre 1993 y 1998.

Por el crimen de Ferreyra, el fallecido exjefe del sindicato ferroviario y quien fuera su segundo, Juan Carlos Fernández, fueron condenados a 15 años de prisión, mientras que Daniel Favale y Gabriel "Payaso" Sánchez recibieron 18 años de cárcel como autores de "homicidio calificado" y de "severas" lesiones causadas a la militante Magalí Elsa Rodríguez.

En el fallo, confirmado por la Corte Suprema de Justicia, se condenó también a 18 años de prisión al delegado Pablo Díaz, mientras que los ferroviarios Salvador Pipitó y Jorge González recibieron penas de 11 años de cárcel como coautores.

Fueron absueltos el sindicalista Juan Carlos Pérez, el ferroviario Guillermo Uño y el policía Rolando Garay, mientras que los otros tres agentes juzgados por los hechos, Echeverría, Conti y Lompizano, fueron castigados con dos años de prisión por incumplimiento de sus deberes.

"Jamás promoví ni tuve nada que ver con el crimen de su hijo", le dijo Pedraza a la madre del joven de 23 años, en su último descargo antes de la lectura de sentencias en 2012.

En 2016, el Tribunal Oral 21 había decidido beneficiar a Pedraza con el régimen de prisión domiciliaria "por razones de salud" que había solicitado su defensa, por tener antecedentes de Parkinson, deterioro cognitivo e hipertensión arterial, entre otras dolencias.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.