Suscriptor digital

Paraguay denunció un bloqueo comercial

Amenaza con no ir a la cumbre del Mercosur
Emiliano Galli
(0)
8 de diciembre de 2010  

Un conflicto diplomático entre la Argentina y Paraguay amenaza con hacer fracasar la cumbre de presidentes del Mercosur que tendrá lugar el 16 y el 17 de este mes en Foz de Iguazú.

Hace más de 40 días, una acción gremial encabezada por el Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU) argentino mantiene prácticamente bloqueadas las exportaciones e importaciones paraguayas.

"El comercio internacional no puede detenerse por decisión de un sindicato. Si la Argentina no soluciona el conflicto en esta semana, el presidente [Fernando] Lugo no asistirá a la cumbre de mandatarios'', indicó ayer el canciller paraguayo Héctor Lacognata.

Lugo aprovechó la Cumbre Iberoamericana realizada la semana pasada en Mar del Plata para transmitirle a su par argentina, Cristina Fernández, su malestar por los graves daños económicos que esta acción gremial genera.

Ante la falta de una respuesta favorable, y por la continuidad del conflicto, Lacognata anunció ayer que Paraguay podría no participar de la cumbre del Mercosur.

"El gobierno argentino tiene la obligación de garantizar el libre tránsito de nuestros productos", advirtió, y denunció que la Argentina incumple el artículo primero del Tratado de Asunción que establece la libre circulación de los bienes entre los países del bloque.

El 75% del comercio exterior de Paraguay se mueve por la hidrovía Paraná-Paraguay. Las cargas de exportación (soja y carne) y de importación (combustible) de aquel país realizan el transbordo de barcazas a barcos, y viceversa, en puertos argentinos. La operación de ingreso a puerto requiere del servicio de remolque de empresas cuyos trabajadores están afiliados al SOMU que, desde hace más de un mes, niega el servicio a toda embarcación con carga que tenga a Paraguay como origen o destino.

Consultado por La Nacion, Omar Suárez, titular del SOMU, dijo que la acción se realiza en "solidaridad" con los trabajadores paraguayos "a los que no se les respeta las condiciones mínimas y decentes de trabajo", y que la medida se amparó por la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte, con sede en Londres. Suárez apoya la creación de un sindicato homólogo en Paraguay. Por su parte, el presidente del Centro de Armadores Fluviales y Marítimos del Paraguay (Cafym), Guillermo Ehreke, dijo a este medio que Paraguay ya tiene "44 gremios de embarcados" y que las medidas de fuerza del SOMU empezaron "antes de que el Somupa lograra la personería jurídica".

Ehreke advirtió que el flamante sindicato está presidido, curiosamente, por un marinero argentino -Daniel Omar Alegre- "que no está matriculado en Paraguay".

Este boicot es un llamado de atención de los sindicatos sobre la composición del tráfico por la hidrovía, donde el 95% de los movimientos se realiza con embarcaciones de bandera extranjera -paraguaya mayoritariamente- y sólo un 5% bajo pabellón nacional.

El SOMU denuncia junto con otros sindicatos afines que este desequilibrio competitivo se origina en los menores costos laborales e impositivos paraguayos. "El capitán paraguayo gana mucho más que el argentino", refutó Ehreke. Este dato fue corroborado por armadores argentinos que tienen remolcadores y barcazas inscriptas en el registro paraguayo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?