El 18-A. Preocupación en el Gobierno por la magnitud de la protesta