Ratifica la Casa Rosada su estrategia discursiva

Peña defendió la postura del caos económico si no hay trato con los holdouts
Mariana Verón
(0)
15 de marzo de 2016  

Aunque recibieron críticas de uno de los principales aliados, como Juan Manuel Urtubey, el Gobierno mantendrá la estrategia de plantear un escenario de caos económico ante la sola posibilidad de que no se apruebe el acuerdo con los fondos buitre, un argumento que a los funcionarios de la Casa Rosada les sirvió para acorralar a la oposición ante la opinión pública.

Como todos los días, a las 8 de la mañana, el equipo de comunicación que comanda el jefe de Gabinete, Marcos Peña, analizó ayer las repercusiones de las palabras de Mauricio Macri cuando planteó que sin acuerdo el país entraría en una "hiperinflación". La conclusión a la que llegaron es que la frase generó impacto en el círculo político, pero según los análisis que recibían de los primeros sondeos de opinión no habían generado un clima de rechazo en la sociedad.

"Los gobernadores entienden que sin este acuerdo no tienen posibilidad de acceder a crédito barato", insistían para minimizar las palabras de Urtubey. El salteño había planteado sus diferencias con la estrategia discursiva oficial. "No ayuda la dialéctica de «si no pasa esto, viene la catástrofe»", reprochó Urtubey, para enseguida aclarar que él estaba "convencido" de que el país tiene que "resolver el tema holdouts lo más rápido posible".

El Gobierno refuerza el mensaje aferrado a las encuestas. Los funcionarios sostienen que los últimos cinco sondeos que recibieron les dan la razón, aunque no los dan a conocer. De todas maneras, se muestran confiados en que la campaña pública les dio resultado. Si el acuerdo se cae, plantearon el Presidente y su equipo, desde el jefe de Gabinete hasta el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, será responsabilidad de la oposición el "feroz ajuste" que deberían imponer.

"No queremos asustar. Estamos convencidos", refuerzan cerca de Peña. Ayer, el propio ministro coordinador defendió las palabras de Macri. "Si no arreglarnos, el Presidente fue claro, las otras soluciones son peores", planteó en una entrevista con radio La Red.

Frente a ese panorama no reformularán la estrategia, sobre todo después de haber conseguido, según los cálculos que hacían anoche en la Casa Rosada, quórum propio para la sesión de hoy, aun sin el bloque que responde a Sergio Massa.

El Gobierno desbordaba ayer de optimismo frente a la votación en la que se definirá la primera etapa legislativa para concretar el acuerdo.

En la Casa Rosada pasaron buena parte del día remarcando que le habían torcido el brazo al tigrense. Entre llamadas cruzadas desde Balcarce 50 y los principales despachos oficialistas en el Congreso, sostenían que estaba garantizado el inicio de la sesión sin Massa.

El Gobierno emprendió una intensa cacería en busca de apoyos. Anoche contabilizan a los diputados de Córdoba, Neuquén y Chubut en sus filas, además de cuatro de los cinco socialistas. Justamente ayer el Presidente estuvo en Rosario y se mostró con el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz.

El optimismo oficial se expande a lo que pasaría en el Senado la semana que viene, cuando arranque el debate. Insólitamente, entre los funcionarios se extiende la idea de que les resulta más confiable Miguel Pichetto que el propio Massa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.