Investigan a casas de cambio por la ruta de dinero K y la causa de los cuadernos

Al menos dos "arrepentidos" las identificaron como los canales que utilizaron para la fuga de dinero negro
Al menos dos "arrepentidos" las identificaron como los canales que utilizaron para la fuga de dinero negro Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi
Hugo Alconada Mon
(0)
2 de marzo de 2019  • 18:08

El cerco se estrecha sobre los dueños y ejecutivos de Giovinazzo, Jonestur y otras casas de cambio que se utilizaron para el trasiego de fondos ilícitos de la " ruta del dinero K " y del capítulo argentino del "Lava Jato", según surge de las actuaciones de la Justicia en la Argentina y Andorra, y los datos aportados por miembros "arrepentidos" del entorno del exsecretario privado de los Kirchner, Daniel Muñoz.

Al menos dos "arrepentidos" en la llamada " causa de los cuadernos " identificaron a esas casas de cambio como los canales que utilizaron para la fuga de dinero negro de la Argentina con destino al Banco Privado de Andorra (BPA), desde donde luego se derivó a otros países. Entre ellos, Suiza y Estados Unidos.

La Justicia andorrana, por su parte, requirió por exhorto la colaboración de los tribunales argentinos para avanzar con su propia pesquisa contra el BPA por el lavado de cientos de millones de euros vinculados a la "ruta del dinero K" y el "Lava Jato" durante años.

Las autoridades judiciales del Principado desean tomarle declaración, por videoconferencia, a dos testaferros de Muñoz, Sergio Todisco y su exesposa, Elizabeth Ortiz Municoy, como así también a varios operadores financieros y "cueveros" de Mar del Plata. Entre ellos, Oscar Rigano, uno de los dueños de Jonestur, quien afronta otra investigación en esa ciudad que impulsa la fiscal federal Laura Mazzaferri, pero que intentó impedir la Cámara Federal marplatense.

"En Mar del Plata enviaba dinero a través de ‘Jonestur’, con Oscar Rígano, el titular de la financiera", confesó Todisco, quien precisó que conoce a ese operador desde los 18 años. "Yo era totalmente consciente de lo que estábamos haciendo con mi exmujer y por eso me estoy arrepentiendo", planteó, e identificó otras casas de cambio que participaron en la operatoria: "La Moneta", en Mar del Plata, y "Financlass" y "Alhec Tours", en Buenos Aires.

Esas casas de cambio, según Todisco, funcionaban también como "cuevas" que permitían fugar dinero del país a cambió de una comisión de entre 1 y el 1,5 por ciento, aunque "hubo picos donde costaba hasta 6 por ciento", remarcó. "Fuimos a La Moneta, Jonestur, Financlass y Alhec. Esas cuatro fueron las que más se trabajó".

La dinámica podía variar, abundó Todisco, pero incluía siempre grandes volúmenes de dinero en efectivo. "Los bolsos los cargaba en mi auto y le avisaba a la financiera un día antes de que al día siguiente iba a concurrir", rememoró. "Si me dirigía a Financlass, dejaba el auto en el estacionamiento ubicado en la avenida Corrientes y la calle Reconquista, y cargaba los bolsos hasta la financiera".

Durante su confesión, Todisco también detalló que Rígano, de Jonestur, era "socio de los titulares de Giovinazzo de Buenos Aires", en línea con lo que semanas después declaró, ya como arrepentido, el excontador de los Kirchner, Víctor Manzanares.

Por pedido de Muñoz, Manzanares admitió que acompañó a la esposa de este, Carolina Pochetti, a una oficina del Lloyds Bank en el edificio porteño conocido como "el Rulero", donde una oficial de cuentas les sugirió recurrir a Giovinazzzo para sacar US$ 2 millones de la Argentina.

"Oficina secreta"

"Al viaje siguiente fuimos a Giovinazzo con Carolina Pochetti. Nos mandaron a una especie de oficina secreta, en el fondo, donde había gente esperando para ingresar a una puerta y a través de ella a unas salas de boxes", detalló Manzanares. "Llegado el momento, se abrió esa puerta y fuimos conducidos con Carolina a un box. Carolina llevaba unos 400.000 dólares en un bolso con intención de transferirlos afuera. Contaron manualmente los billetes y terminada la operación nos retiramos", relató. "El resto de los giros, hasta completar los 2 millones de dólares, los siguió haciendo Carolina sin mi acompañamiento".

Tanto Giovinazzo como Jonestur se encuentran bajo investigación en el Principado de Andorra por presuntas operaciones de lavado vinculadas al capítulo argentino del "Lava Jato" y al kirchnerismo, según reveló LA NACION en octubre pasado.

En aquel momento, y ante la consulta de este diario, desde Jonestur admitieron que tenían "cuestiones pendientes en Andorra", pero negaron cualquier implicancia delictiva: "Nos quieren asociar a operaciones del kirchnerismo, pero no hay nada que nos vincule a ese sector, al señor Muñoz o a Odebrecht", indicaron. "Nadie de Jonestur fue citado a declarar en Andorra ni afronta allí ninguna imputación formal".

Ahora, mientras los arrepentidos confirman ante la Justicia argentina la participación de Jonestur en operaciones clandestinas –y la fiscal Mazzaferri intenta reimpulsar su pesquisa en Mar del Plata tras recibir un respaldo de la Corte Suprema y la Cámara Federal de Casación Penal–, desde la Justicia andorrana quieren escuchar a Rigano y otros para su propia investigación penal.

El panorama de Giovinazzo es aún más sombrío. "Pablo Giovinazzo aparece como un presunto colaborador y asesor de operaciones de blanqueo de dinero procedente de la defraudación fiscal y sobornos, y también vinculado al tráfico de estupefacientes", reportó la Policía andorrana, en un informe al que accedió LA NACION. "Con relación al tráfico de estupefacientes, se investiga en Uruguay una sociedad vinculada a Giovinazzo denominada IPA Asset Management".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.