Satisfacción y cautela en el Gobierno ante la posible visita del papa Francisco

Advirtió que "la organización del viaje es compleja" y esperan la confirmación
María Paula Etcheberry
(0)
10 de julio de 2019  

Tras el anuncio del papa Francisco sobre una posible visita a la Argentina el año que viene, como adelantó el domingo pasado LA NACION, el Gobierno se mostró cauteloso y con excesiva prudencia. Aunque en el Poder Ejecutivo dejaron en claro el deseo de que la visita del Pontífice efectivamente ocurra en 2020, destacaron que todavía no hubo un anuncio oficial y que organizar un viaje papal es "complejo".

"El Gobierno está absolutamente satisfecho con el anuncio que hizo el Papa. Es muy importante. Siempre nos hemos manifestado muy deseosos de la visita de Francisco a la Argentina", indicaron a LA NACION fuentes del Gobierno, en referencia al anuncio.

Sin embargo, las fuentes no dudaron en destacar la complejidad que requiere organizar una visita papal. "Un viaje papal es muy complejo. Está ajustado a muchas cosas. Una cosa es un anuncio y otra cosa es efectivamente ponerlo en práctica. Hay que ver si es un viaje pastoral o una visita a nivel de Estado. Son dos tipos de viaje que requieren distinta preparación", señalaron.

Además, explicaron que, más allá de la voluntad del papa Francisco de visitar el país, todavía no hubo ningún anuncio formal sobre su viaje.

Sin un anuncio formal, no se puede dar comienzo a los preparativos para organizar la visita. "Por el momento solamente hay sondeos, pero a nivel de preparación formal del viaje no hay nada", reconocieron en el Gobierno.

Para que un viaje papal se realice, indicaron las fuentes oficiales, tiene que haber primero una invitación formal, a través de una carta escrita, por parte de la Argentina y de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

Una vez que el Vaticano acepta la invitación, se da inicio a la preparación del viaje.

Aunque no hay una regla concreta, por lo general el Vaticano comunica los viajes del Papa con varios meses de anticipación.

Por ejemplo, el reciente viaje que hizo Francisco a Bulgaria y Macedonia durante el mes de mayo, que se comunicó oficialmente el 13 de diciembre del año pasado.

Otro dato para tener en cuenta, según indican en el Gobierno, es que el probable viaje a la Argentina también incluya a Uruguay. "En la visita a la Argentina hay que incluir también las agendas del gobierno uruguayo. Uruguay tiene elecciones este año -el mismo día que en la Argentina- y las autoridades asumirán el 1° de marzo", afirmaron fuentes del Gobierno a LA NACION. "Son pasos muy precisos y muy lentos", reconocen.

El Episcopado

En los últimos días de junio se habían conocido indicios de la intención de Francisco de concretar una visita a la Argentina.

En ese momento, el presidente del Episcopado, el obispo Oscar Ojea, declaró que Francisco quería visitar su tierra natal el año próximo.

"Hay quienes dicen que el Papa no quiere venir a la Argentina, pero a mí me ha dicho que desea hacerlo y que ya está pensando cuándo. Me dijo que no puede venir en lo inmediato, pero que, tal vez, a fines de 2020 o durante 2021 ya sería posible que estuviera visitando el país", reveló Ojea en diálogo con la agencia Télam, el pasado 20 de junio.

De todas formas, el obispo de San Isidro aclaró que "no se trata de un anuncio formal ni de una fecha concreta".

Ya en abril y mayo de este año se había comenzado a pensar en una posible presencia de Jorge Bergoglio en la Argentina. En el marco de la visita ad limina que este año realizaron los obispos argentinos al Vaticano, en tres grupos a lo largo de tres semanas, los pastores le expresaron personalmente al Papa su deseo de que se concretara la esperada visita.

En la reunión con los obispos argentinos, el Papa reveló que había pensado venir a la Argentina en 2017. Esa posibilidad se frustró a raíz de una superposición de la probable visita con el calendario electoral de Chile, país que hubiera visitado en aquel entonces junto a la Argentina y que finalmente postergó para enero de 2018.

La Argentina y Venezuela son los únicos países sudamericanos que todavía no han recibido una visita papal, junto a otros Estados más pequeños como Surinam, Guyana y la Guayana Francesa.

Sin embargo, algunas voces dentro de la Iglesia mantienen todavía algunas dudas sobre la concreción de la demorada visita. "Fue tantas veces postergada y cambiada que esta vez parece una noticia más", declaró una fuente eclesiástica.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.