Según una encuesta, los caceroleros no tienen un político que los represente