Sin hablar de política, Gustavo Béliz disertó en el Vaticano sobre "calentamiento global tecnológico"

El exministro acompañó la semana pasada acompañó a Alberto Fernández en el lanzamiento del programa contra el hambre
El exministro acompañó la semana pasada acompañó a Alberto Fernández en el lanzamiento del programa contra el hambre
Elisabetta Piqué
(0)
15 de octubre de 2019  • 00:03

ROMA.- En momentos en que se lo menciona como posible ministro de un eventual gabinete de Alberto Fernández, Gustavo Beliz reapareció en Roma para disertar en un seminario sobre "Dignidad y futuro del trabajo en la era de la Cuarta Revolución Industrial" en la Pontificia Academia de Ciencias Sociales, que dirige el arzobispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo.

Beliz, que la semana pasada acompañó a Fernández en el lanzamiento del programa contra el hambre, prefirió no hablar de política argentina. "No, no voy a decir nada", se excusó ante LA NACION el exfuncionario, alejado de los primeros planos de la política local desde que en 2004, como ministro de Justicia de Néstor Kirchner, mostró en televisión una imagen del rostro de Jaime Stiuso, el entonces poderoso jefe operativo de los espías.

Kirchner lo echó tras las escena y Beliz se mudó a Washington, para trabajar en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Recién en 2014 volvió a Buenos Aires, para dirigir el Intal (Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe), del BID. En todo ese tiempo, justificó su silencio en el debate político por sus tareas en el organismo.

Ayer, en Roma, Beliz explicó que desde hacía tiempo tenía previsto participar del seminario en la espléndida Casina Pío IV, sede de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales, en el Vaticano, donde ya ha estado en otras ocasiones.

Ante la presencia de expositores de renombre, como los economistas Jeffrey Sachs, Stefano Zamagni, su compatriota María Beatriz Nofal, el filósofo Rocco Buttiglione y demás académicos de todo el mundo, Béliz, que fue director del Intal (Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe), del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), advirtió en su discurso sobre la amenaza de un "calentamiento global tecnológico" debido a un uso abusivo de la tecnología. Y planteó la necesidad de repensar y reinventar el concepto del trabajo a través de 10 caras de un poliedro que tiene "luces y sombras", pero estratégico para el futuro.

Sólo el 27 por ciento de la población del continente está cubierto con redes 4G, comparado con el 77% de las poblaciones de países occidentales
Gustavo Béliz

"Puede resultar paradójico hablar de calentamiento global tecnológico cuando el acceso a la tecnología es insuficiente en América Latina. Sólo el 27 por ciento de la población del continente está cubierto con redes 4G, comparado con el 77% de las poblaciones de países occidentales", dijo en su ponencia. Subrayó, no obstante, que según un estudio del BID, el 10% de aumento en la penetración de servicios de banda ancha en la región está asociado con un aumento promedio del 3,2% del PBI y un aumento de la productividad del 2,6%. "Cuando le preguntamos a los latinoamericanos si prefieren priorizar la construcción de puentes o de acceso a Internet en trabajos públicos, una enorme mayoría elige lo segundo", agregó, al afirmar que es urgente dotar de conectividad, de una "infraestructura verde" y energía sostenible a "nuestro sector público". "Todo esto puede ser fuente de nuevos empleos", afirmó. "La tecnología también puede servir para que haya un gasto transparente en obras públicas en nuestra región, a través de la lucha de una corrupción endémica, que ha destruido nuestro tejido democrático", añadió.

La tecnología también puede servir para que haya un gasto transparente en obras públicas en nuestra región
Gustavo Béliz

En su discurso -pronunciado en inglés- Béliz citó varias veces la Encíclica Laudato Sí sobre el cuidado de la casa común, del Papa Francisco, que en un punto dice que "la libertad humana es capaz de limitar la técnica, orientarla al servicio de otro tipo de progreso más sano, más humano, más social, más integral". Aseguró que son necesarias nuevas métricas para medir el impacto de la revolución industrial 4.0 en el futuro del trabajo, así como una equidad 4.0 y una nueva educación digital "para que haya una tecnología con alma y al servicio del bien común".

Asistieron al seminario, que seguirá mañana y en el que no está prevista la presencia del Papa -ocupado en el sínodo de obispos sobre la Amazonia-, diversos embajadores acreditados ante la Santa Sede, entre los cuales Rogelio Pfirter, de la Argentina. Además estuvo el cardenal Giovanni Battista Re, exprefecto de la Congregación para los Obispos y exsustituto de la Secretaría de Estado y monseñor Dario Viganó, responsable de la comunicación de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.