Suárez Mason fue expulsado del club Argentinos Juniors

(0)
9 de enero de 1999  

La comisión directiva de la Asociación Atlética Argentinos Juniors decidió, por unanimidad, expulsar al ex jefe del I Cuerpo de Ejército durante el último gobierno militar, Carlos Guillermo Suárez Mason, como socio activo de la institución durante una reunión de tres horas en la madrugada de ayer.

El club remitirá los antecedentes a la asamblea de representantes, que tiene 30 días para ratificar la medida. Hay más: le retirará los cargos honoríficos que le otorgó durante los llamados años de plomo. El privilegio de ser socio honorario de Argentinos Juniors quedará reducido sólo a cinco personas, entre las que se encuentra Diego Maradona, ex futbolista de la institución.

Memoria

Suárez Mason llegó anteanoche al crucial cónclave entre insultos y gritos de asesino. Se retiró, como pudo, por una ventana trasera del polideportivo, en Punta Arenas 1271, de La Paternal.

Mientras tanto, efectivos de la comisaría 39a. realizaban maniobras de distracción en el frente, donde se encontraba un grupo encabezado por los más enardecidos.

De ahora en más, en el padrón de socios de Argentinos no se leerá que el carnet Nº 322.082 pertenece al ex general Carlos Guillermo Suárez Mason.

A poco más de ocho años de haber sido favorecido por el indulto otorgado por el presidente Carlos Menem, la memoria colectiva no perdonó a quien fue acusado de 635 delitos cometidos durante el último gobierno militar.

Sin embargo, a pesar de su pesada foja de antecedentes, no todos en la Argentinos vieron con buenos ojos la medida tomada por los dirigentes.

Es que, socio desde el 5 de setiembre de 1977, Suárez Mason tuvo una notable influencia en los manejos del club durante los años en los que integró el gobierno militar.

Perfil bajo

Tiempos aquellos en los que el ex militar apodado Pajarito, amparado por su cercanía al poder, reportaba a la entidad de La Paternal un importante apoyo económico. Incluso, intervino directamente en la transferencia de Maradona a Boca Juniors, en 1980.

Pasado un tiempo prudencial tras el perdón de Menem, volvió a acercarse a la institución de La Paternal. Ya sin uniforme. Con perfil bajo.

Habituales eran sus almuerzos con amigos en la confitería del club. Nadie se metía con él. Muchos ignoraban de quién se trataba. Cada tanto se ponía al día con la cuota social.

Empero, el año último sufrió un escrache de la agrupación Hijos, en la puerta del club. Fue el principio del fin como socio de Argentinos.

En las elecciones de noviembre último, en el club decidieron, como una excepción, estirar media hora más de lo estipulado el horario de sufragio debido a la ausencia de su socio honorífico. Nunca concurrió. Tal vez fue un presentimiento.

Las promesas previas de la lista que finalmente triunfó incluían, en su plataforma de gobierno de la institución, la expulsión de Suárez Mason.

De nada le sirvió, anteanoche, traspasar el paredón de insultos para pedirles explicaciones, durante 45 minutos, a los dirigentes. Las autoridades cumplieron con las promesas formuladas a los socios durante la campaña electoral.

El actual presidente del club, Oscar Giménez, eligió la dureza de los conceptos cuando justificó la decisión: "Fue un personaje oscuro de la historia argentina".

Al fin y al cabo, tantas obras impulsadas, tanto dinero aportado, no cubrieron su pasado.

Ya no habrá más almuerzos rodeado de socios y de viejos amigos en el polideportivo para Carlos Guillermo Suárez Mason; tampoco menciones de honor.

Opiniones de los socios

  • Marcelo Raíces, miembro de la comisión directiva: "Por supuesto que estoy de acuerdo con la expulsión. El voto fue por unanimidad. Yo lo veía en la cancha cuando Argentinos jugaba de local, pero una persona así no merece ir".
  • Mirta Pérez, 43 años: "Si echan a Suárez Mason, que echen a los guerrilleros de todos los clubes. Si hacen algo así, que lo hagan de ambos lados. Yo no estoy con ningún bando, pero la gente tiene la memoria muy frágil. La izquierda también p onía bombas y mataba gente inocente".
  • Simón Mortujovich, socio desde hace más de 40 años: "Apoyo la resolución. ¿Para qué queremos gente como esa que no sirve para nada? Parecía un viejito buenito, pero es un asesino".
  • Alicia de Ricio: soy socia desde hace tiempo y Suárez Mason nunca me molestó. Tiene que pagar por lo que hizo, pero no de esta manera".
  • MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.