El escenario. Otra apuesta, otro partido