Una funcionaria del Banco Ciudad sabía y evitó el corralito