Opinión. Una oportunidad de hacer memoria para construir con verdad