Tomas de tierras: atacaron a un cura villero de La Matanza que había denunciado "negocios turbios" en las ocupaciones

El ataque al cura Nicolás Angelotti, de La Matanza, fue después de que él criticara las tomas
El ataque al cura Nicolás Angelotti, de La Matanza, fue después de que él criticara las tomas Fuente: Archivo - Crédito: Ricardo Pristupluk / LA NACION
Javier Fuego Simondet
(0)
19 de octubre de 2020  

El padre Nicolás Angelotti,conocido como padre Tano, fue víctima de un violento robo en inmediaciones de la parroquia que lidera, en uno de los barrios más postergados de La Matanza. El ataque, ocurrido la semana pasada, derivó en interpretaciones que vincularon la agresión con un amedrentamiento de una mafia vinculada a las tomas de terrenos. Los curas villeros de La Matanza, entre los que está el padre Tano, se habían despegado públicamente de las tomas en el distrito, con un duro comunicado que emitió el Obispado de San Justo en junio.

En ese texto, denunciaban a "oportunistas" que usaban la necesidad de la gente para hacer "negocios turbios". El hecho ocurrió el domingo de la semana pasada, cuando el religioso regresaba a la parroquia San José, ubicada en el barrio Puerta de Hierro. Lo abordaron ocho motociclistas que le pegaron un culatazo, dispararon seis veces contra el piso y le robaron el celular y la camioneta. El vehículo apreció días después, en Merlo.

Según informó el sitio especializado Valores Religiosos, fuentes eclesiásticas vinculan el violento hecho del que fue víctima el padre Tano "a las mafias que promueven la toma de tierras fiscales y su explotación en La Matanza, y se oponen a un tratamiento legal de la carencia de viviendas que propician los curas villeros". Angelotti encabeza una obra religiosa que abarca varias villas y barrios postergados de La Matanza y es parte de los "Curas en barriadas" de la Diócesis de San Justo, que encabeza el obispo Eduardo García.

El cura Nicolás Angelotti fue atacado la semana pasada, cuando volvía a la parroquia San José, en el barrio Puerta de Hierro
El cura Nicolás Angelotti fue atacado la semana pasada, cuando volvía a la parroquia San José, en el barrio Puerta de Hierro Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

El último jueves, curas villeros porteños y del conurbano visitaron la parroquia del padre Tano para festejar su cumpleaños, respaldarlo y subrayar que lo que le había sucedido no era un simple hecho de inseguridad, sino un amedrentamiento. "Con mucha preocupación, y representando al equipo de curas de las villas y barrios populares de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires, repudiamos enérgicamente el robo violento y la intimidación que sufrió el domingo [por el 11 de octubre] a la noche el padre Tano", leyeron los sacerdotes Carlos "Charly" Olivera, de la villa 21-24; Carlos Morena, de Villa Itatí, y José María "Pepe" Di Paola, de La Cárcova, todos integrantes de la Pastoral Villera, en un comunicado que después difundieron en video. En diálogo con LA NACION, el padre Pepe no vinculó el hecho con la problemática de las tomas de tierras. "Fuimos por el día de su cumpleaños, a solidarizarnos con él, a pedir que se esclarezca la situación. Señalamos que se trata de un amedrentamiento, pero no sabemos de quién viene", subrayó.

Días después del asalto, el padre Tano recibió la visita de Máximo Kirchner, Facundo Tignanelli (presidente del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados bonaerense) y Amira Curí (subsecretaria de Derechos Humanos de la Municipalidad de La Matanza). "Nos acercamos a verlo y no nos dedicamos a analizar ese tema. La versión que dieron los curas es la que suscribimos", dijo Tignanelli a LA NACION, en referencia a la declaración que hicieron los sacerdotes el día del cumpleaños del religioso atacado.

En junio, cuando en La Matanza se producían intentos de tomas de terrenos como el de la reserva natural de Ciudad Evita, que generaron protestas vecinales, los curas villeros del distrito negaron estar a favor de las usurpaciones. Fue después de que circularan versiones en las que los acusaban. En un comunicado, apuntaron contra "los inescrupulosos oportunistas que aprovechan legítimos reclamos para realizar negocios turbios". Afirmaban también que, "junto con las necesidades, muchos utilizan a los vecinos como punta de lanza y, una vez que los terrenos están ocupados, los desalojan e inescrupulosamente los venden ante la vista gorda de muchos".

"Los curas en barriadas matanceras de las villas y asentamientos de la Diócesis de San Justo, junto a nuestro Obispo, expresamos que no instigamos ni organizamos tomas de tierras. Somos simplemente curas que estamos al lado de nuestros vecinos y vecinas que legítimamente reclaman el derecho a tierras y viviendas dignas", afirmaron en esa oportunidad.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.