Votan una reprimenda para el presidente del tribunal de Casación

El juez Gemignani había echado a una colega de una reunión; su presidencia fue sometida a consideración pero salvó su puesto por un voto
El juez Gemignani había echado a una colega de una reunión; su presidencia fue sometida a consideración pero salvó su puesto por un voto
Hernán Cappiello
(0)
12 de abril de 2019  

Tras un escandalosa reunión, los jueces de la Cámara de Casación Penal, el tribunal más importante por debajo de la Corte, decidieron llamarle la atención a su presidente, Juan Carlos Gemignani, que estuvo a un voto de que le quitaran la presidencia del tribunal.

El asunto se originó en el destrato de Gemignani a una colega y se suma a las internas que se viven en el seno de la Corte Suprema de Justicia y los cuestionamientos que enfrentan los jueces federales.

Los jueces no pueden imponerse sanciones entre ellos, por eso lo que hicieron con Gemigniani fue exhortarlo en severos términos.

El episodio de ayer empezó a fin de marzo, cuando Gemignani, en un acuerdo de jueces de superintendencia, hizo salir de la reunión a su colega Liliana Catucci. Le reprochó contactos con la policía y los servicios por proponer como jefe de seguridad del edificio de Retiro a un policía sumariado. Como ella insistió, la echó. Gemignani lo niega y dice que fue una decisión conjunta.

Catucci promovió entonces entre sus colegas otro plenario para tratar esta situación que la había tenido como víctima. La reunión se efectuó el viernes. En ese acuerdo, Gemignani no se retractó, pero dijo que si alguna actitud suya pudiera haber molestado a alguien, pedía disculpas.

Catucci, aludida, dijo que como cristiana iba a perdonar, según reconstruyó LA NACION de diversas fuentes al tanto de las conversaciones que tuvieron lugar a puertas cerradas.

Tras un cuarto intermedio se sumaron otros elementos a la discusión sobre la permanencia de Gemignani en la presidencia. El juez Slokar hizo notar que en el Centro de Información Judicial se publicó un fallo del juez Canicoba Corral que procesaba a dos policías por acatar una "orden ilegal" dictada por Gemignani. Ese escándalo ocurrió cuando el juez mandó a una secretaria a hacer un inventario, pero como ella puso reparos, la mandó detener por la policía.

Por esa causa, Gemignani fue sobreseído, pero los dos policías que cumplieron su orden terminaron procesados.

A su vez, Canicoba Coral pidió detalles sobre qué pasó con Gemignani en el Consejo de la Magistratura. Pero eso no se incluyó en los temas de la votación. Tampoco el hecho de que se supiera que el mes pasado habían invitado a los jueces de la Casación al Congreso a debatir el nuevo Código Procesal. Sus colegas le reprocharon a Gemignani que se guardó la invitación y no la socializó. Finalmente, a la reunión del Congreso ayer concurrieron Ángela Ledesma y Mahiques.

Finalmente quedaron dos mociones en debate: una era exhortar a Gemignani, pero dejarlo en su cargo. Fue leída por el juez Carlos Mahiques, que llegó al tribunal por impulso del Gobierno. La otra moción consistió en el desplazamiento de Gemignani de la presidencia, leída por la jueza Ana María Figueroa, de buena sintonía con el kirchnerismo. Se dio la votación entre todos los jueces. Seis de ellos votaron por su remoción como presidente: Ángela Ledesma, Ana María Figueroa, Alejandro Slokar, Guillermo Yacobucci, Gustavo Hornos y Mariano Borinsky. Aun cuando algunos de ellos fueron los que le habían dado su voto para ser presidente.

Otros seis votaron por dejarlo en el cargo, pero con una severa exhortación por su actitud con Catucci. Los que así votaron fueron los jueces Carlos Mahiques, Eduardo Riggi, paradójicamente Liliana Catucci -que había promovido la reunión-, Diego Barroetaveña, Daniel Petrone y Javier Carbajo. Así las cosas, empatados, el presidente es quien tiene el voto doble para desempatar, pero Gemignani dijo que se inhibía de votar, se levantó y se fue. Sus colegas le reprocharon que debía haberse inhibido antes, pero no escuchó razones. Desconcertados, los jueces se levantaron para atender otras audiencias y después del mediodía retomaron el acuerdo. Quien se sentó en la cabecera como presidente fue Mahiques, vicepresidente del cuerpo, que dio su doble voto y salvó a Gemignani de perder la presidencia, pero quedaron en pie la exhortación y el llamado de atención. Mientras se daban estas cuestiones entró en Casación la causa por espionaje del juez de Dolores Alejo Ramos Padilla. Quedó en la sala de Slokar, Jacobucci y Ledesma. No le gustó a Roberto Ribas, abogado de Carlos Stornelli, que había pedido estar presente en el sorteo. No lo esperaron y por eso pidió la nulidad del sorteo. La cuestión la debe resolver el tribunal de superintendencia, integrado por los presidentes de las salas y el presidente de la Cámara, que hasta ayer estaba en duda.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.