El Mercado de Abasto revive

Se invertirán US$ 40 millones en el reciclado del viejo edificio, que se convertirá en el complejo Central Tucumano
Javier Reyes
(0)
14 de marzo de 2011  

Central Tucumano revivirá en clave moderna el espíritu de uno de los grandes epicentros locales de San Miguel de Tucumán: el antiguo Mercado de Abasto local. Tras una cuidadosa puesta en valor, la obra devolverá el brillo a un espacio de encuentro que fue central durante décadas para la vida de los tucumanos, en un ámbito que ofrecerá entretenimiento, descanso, paseo y trabajo en un mismo lugar.

En sus más de 22.000 m2, Central Tucumano albergará un centro de congresos y convenciones de primer nivel para 900 personas, una sala de juegos de azar, un amplio paseo gastronómico y comercial, un teatro, un paseo cultural y un hotel cinco estrellas que sumarán un nuevo atractivo a la ciudad y a la región.

El antiguo y el nuevo mercado convivirán en una propuesta que constituirá un emblema para Tucumán, paseo obligado de turistas y público en general. Sobre el aspecto arquitectónico conviven el respeto y la preservación de lo antiguo y del patrimonio, con un fuerte compromiso hacia el mundo moderno.

Pasado y presente se fusionarán con el objetivo de conservar el edificio y patio central del antiguo mercado, resaltando sus cualidades arquitectónicas y manteniendo su relación con el entorno.

La propuesta completa una relación armónica entre los nuevos volúmenes y el edificio original, favorece el diálogo entre la edificación antigua con la nueva a través del uso de materiales y volumetrías diferentes, y el tratamiento de las fachadas mantiene una sucesión de pórticos que establece una continuidad con la arcada principal de época. En este sentido, se potencia en Central Tucumano la arquitectura de ambos edificios. La convivencia del antiguo edificio con el nuevo es también la de dos tiempos históricos distintos que, al igual que la ciudad, admite cambios y superposiciones, en un proceso continuo que nunca finaliza.

"En este año se observa la promoción de la construcción en el ámbito público, especialmente en las provincias, donde se destaca un importante aumento en el lanzamiento de obras de vivienda, hospitales, escuelas e infraestructura", expresó Graciana Calcavecchia, gerenta de licitaciones de Criba, empresa constructora del complejo Central Tucumano.

El sector de la construcción privada es permeable a esta tendencia de nuevos proyectos, "aunque con un mayor nivel de incertidumbre respecto de su posible desarrollo", agregó Calcavecchia.

Esta circunstancia se debe, según la arquitecta, "a la creciente suba de los costos que derivan de la demanda de materiales para la obra pública y la acción sindical que complican el panorama para los posibles inversores".

No obstante, el mercado de los ladrillos parece seguir siendo una alternativa de peso en el momento de decidir: "El noroeste argentino no es ajeno a esta realidad. Actualmente, están en marcha obras de relevancia para hotelería y centros comerciales", comentó Calcavecchia.

Funcionalidad

El proyecto es impulsado por Vizora Desarrollos Inmobiliarios y diseñado por BMA Arquitectos. Además de la estructura nueva, el desarrollo prevé una cuidadosa puesta en valor para su refuncionalidad, cuyo plazo de ejecución es de 15 meses.

"Con la construcción de Central Tucumano continuamos refirmando la presencia de la compañía en las grandes obras del interior de nuestro país", opinó Santiago Tarasido, director comercial de Criba.

Y Milagros Brito, presidente de Vizora Desarrollos Inmobiliarios, agregó: "Es un orgullo para nosotros poder devolver su brillo a un espacio de encuentro que fue central durante décadas en la vida de Tucumán, tras una cuidadosa puesta en valor". Mientras, Tarasido añadió: "Con casi 60 años de experiencia, hemos diversificado el servicio que ofrecemos en el campo de la arquitectura de gran escala, buscando reinventarnos permanentemente. Hoy realizamos todo tipo de obras entre ellas, este proyecto que combina diversos rubros del sector de construcción como inmuebles comerciales, hotelería y refuncionalización de edificios tradicionales".

Todo el emprendimiento demandará una inversión de 40 millones de dólares.

Distribución

El shopping contará con cuatro niveles comerciales y estacionamiento para 800 automóviles. La distribución de los espacios estará contemplada por más de 100 locales con las marcas de mejor nivel nacional e internacional.

Entre el casino y el espacio para entretenimientos, se dispondrá de una superficie de más de 1250 m2 con más de 200 máquinas de última generación tragamonedas, ruletas electrónicas y más de 50 puestos de juegos individuales.

En tanto, el hotel contará con 102 habitaciones, suite presidencial, piscina, gimnasio de última generación totalmente equipado, solárium, health club, business center y restaurante.

En la parte de la recova, que también será refaccionada, se instalará un polo gastronómico con platos regionales y una amplia variedad de menú internacional.

El centro de convenciones contemplará una superficie de más de 600 m2 y estará equipada con tecnología de última generación.

Este monumental emprendimiento se ubicará sobre la calle Miguel Lillo, donde también será el acceso principal, atravesando el patio del viejo mercado se encontrará la parte nueva de la edificación.

Las otras arterias que circundarán al desarrollo son Las Piedras, Próspero Menta y General Paz.

PREBISCH FUE EL ARTIFICE DEL EX MERCADO DE ABASTO

El antiguo Mercado de Abasto fue inaugurado en 1934 y es una pieza importante del patrimonio cultural de San Miguel de Tucumán.

Durante años fue el principal mercado local, símbolo de intercambio y encuentro para los tucumanos.

El autor del edificio, el arquitecto local Alberto Prebisch, fue una de las figuras nacionales más destacadas de la segunda mitad del siglo XX. Además de importantes obras en su ciudad natal, como las oficinas de la Fénix del Norte o el ex cine Plaza, en Buenos Aires, Prebisch proyectó en 1936, con motivo del cuarto centenario, el Obelisco de la avenida 9 de Julio y el edificio del cine Gran Rex. En 1927 el entonces intendente municipal Juan Luis Nougués le encargó a Prebisch la confección del proyecto. Era parte de la febril acción modernizadora de la capital tucumana que se había propuesto, y que se manifestó en logros como la pavimentación de más de un millar de cuadras de la ciudad.

Prebisch era tucumano y tenía entonces 28 años. Graduado en la Universidad de Buenos Aires, un largo recorrido posterior por Europa lo había imbuido de conceptos renovadores acerca de la arquitectura. El mercado fue la primera obra que le confiaron en su tierra natal.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.