La empresa que instaló el concepto del coworking cambia su marca

Adam Neumann, CEO de la compañía, revela por qué modificó el nombre de la firma y los nuevos negocios en los que incursionará
Adam Neumann, CEO de la compañía, revela por qué modificó el nombre de la firma y los nuevos negocios en los que incursionará Crédito: TechCrunch
(0)
14 de enero de 2019  

Poco antes de Navidad, Adam Neumann, CEO de WeWork, estaba a punto de firmar un acuerdo que habría cambiado todo para él y su compañía. Su mayor patrocinador financiero, Masayoshi Son, de SoftBank, estaba preparado para darle suficiente dinero para alimentar los planes de crecimiento masivo y continuo de WeWork, sino también para comprar a todos sus otros inversores existentes. Los números que se manejaban sobre la mesa alcanzaron hasta los US$20.000 millones, en una valoración que rondaba los US$50.000 millones. Con una firma, Neumann tendría una libertad sin precedentes como empresario para desarrollar los planes más ambiciosos para su compañía.

Pero cuando creía tener todo resuelto, el hijo llamó con malas noticias.

Justo cuando ambas partes se estaban preparando para cerrar el trato, la agitación del mercado de diciembre superó las acciones de SoftBank, que cayeron 20 por ciento desde fines de noviembre. La muy esperada salida a bolsa de su unidad de telecomunicaciones japonesa fue golpeada con un 14 por ciento en su primer día de operaciones. Recordemos que SoftBank es un conglomerado que incluye una variedad de fondos tecnológicos y a VisionFund, un brazo de inversión de US$100.000 millones.

"Son me llamó y me dijo que el acuerdo que SoftBank y WeWork habían negociado ya no era viable", recuerda Neumann. Fue un duro golpe que sólo le llevó un día de recuperación y regresó, casi de inmediato, a la mesa de negociaciones.Trabajando las veinticuatro horas del día, desde las vacaciones hasta principios de enero,WeWork y SoftBank firmaron un acuerdo, anunciado esta semana, por US$2000 millones de capital nuevo con una valoración de US$47.000 millones. WeWork ahora cuenta con más de US$10.000 millones de fondos de SoftBank y cerca de US$7000 millones en su balance general. Si bien los números aún son asombrosos, para WeWork los términos de acuerdos reducidos plantean preguntas para una compañía que ha impulsado gran parte de su crecimiento debido a su capacidad para recaudar y gastar miles de millones. En los primeros tres trimestres de 2018, generó US$1.25 mil millones en ingresos pero perdió US$1,22 mil millones.

La compañía, que cumplirá nueve años este año, aún no ha superado una desaceleración económica real. Un signo revelador: WeWork dice que los precios de arrendamiento en todas las ciudades en las que opera, excepto en dos, están disminuyendo .

Sin embargo, Neumann insiste en que nada desviará el ritmo de WeWork. La compañía sostiene que los precios de arrendamiento más bajos son buenos para su negocio, y que el debilitamiento de los mercados podría abrir nuevas oportunidades. "Para mí, una recesión no da miedo. Es una oportunidad", es categórico, Neumann.

Sin embargo, la noticia que se anunciará en una conferencia anual interna de la empresa ya no se llamará WeWork, sino The We Company. La nueva estructura es parte de la ambición de Neumann de impulsar el mercado y las oportunidades de la compañía más allá de los bienes raíces comerciales. En lugar de solo alquilar escritorios, la compañía pretende abarcar todos los aspectos de la vida de las personas, tanto en el mundo físico como en el digital, dice.

La Compañía We estará compuesta por tres unidades de negocio principales: WeWork, su negocio de oficina principal; WeLive, una unidad residencial en ciernes; y WeGrow, un negocio en constante evolución que actualmente incluye una escuela primaria y una academia de codificación. Aunque la compañía no pudo proporcionar detalles específicos, dice que los planes están en proceso de construir sus unidades residenciales y educativas este año. También en 2019 vendrán más adquisiciones y nuevas contrataciones. La compañía apunta a sumar 1000 ingenieros.

Ir más allá del espacio de oficina, dice Neumann, siempre ha sido parte del plan. Recientemente, él y su cofundador Miguel McKelvey encontraron una vieja plataforma de lanzamiento que armaron seis meses antes de comenzar WeWork. Se remonta a 2009, y en ella trazaron planes para todo, desde WeSleep a WeSail a WeBank. Ahora, dice Neumann, la compañía está en una posición financiera y logística para ejecutar estas ambiciones. Cuando se le preguntó acerca de WeBank, Neumann confirma: "Está por venir", pero se niega a ofrecer detalles.

Ahora, a partir de 2019 con dinero en efectivo y dinero, aumenta la presión sobre WeWork y Neumann. ¿Puede la compañía cumplir con su valuación de US$47.000 millones? ¿Puede sobrevivir a una recesión económica real o un entorno más restrictivo para capital barato?

Neumann dice que él y su equipo prosperan bajo presión.

Katrina Brooker

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.