Polo gastronómico en Palermo

El bulevar Cerviño se presenta como un oasis dentro de la ciudad y es uno de los rincones más demandados
Guadalupe Fernández Fronza
(0)
6 de abril de 2015  

El bulevar Cerviño se afianza como un importante eje residencial en Palermo y como punto de encuentro y para ir de compras. En tan sólo 300 metros "reúne comercios, en su mayoría gastronómicos, que se mezclan con los edificios de categoría", resumió Federico Despalanques, gerente de la sucursal Palermo de Lepore Propiedades.

Con su plazoleta y su abundante vegetación genera la sensación de un oasis en la ciudad, afirman los vecinos. "Además combina el acceso rápido desde cualquier lugar, por su cercanía a las principales avenidas", agregó.

Estas selectas características tientan a los clientes a la hora de la búsqueda: "En la zona hay escasa oferta; de hecho no hay lotes para desarrollar y por eso los valores de las propiedades vigentes tienden a escalar", comentó Despalanques. Y dijo que para alquiler de un local, los valores rondan entre los 24 y 32 dólares por m². En cambio, para la venta, los locales rondan los 3800/4700 dólares por m²; tanto para el alquiler como para la venta, las esquinas no sólo son las más demandadas, sino también las más cotizadas.

Por su parte, Gabriela Goldzer, de Ocampo Propiedades, indicó que los locales comerciales no tienen un valor estandarizado: "En la misma zona no vale lo mismo uno en la esquina o con un frente importante que un local con poco frente y mucho fondo", comenta.

A pesar de la crisis del sector, en los últimos años la zona se convirtió en un polo gastronómico. En ese sentido es determinante para la valorización de los locales que sean aptos para tal fin. "Esos espacios tienen claramente una demanda que se fortaleció en los últimos años", comentó Claudio García, socio gerente de Tizado Propiedades. Un local de estas características para alquiler ronda entre 30 y 35 dólares por m2.

Sobre el bulevar hay varios negocios, cafés, restaurantes y bancos. Entre ellos, Helados Jauja está hace nueve años sobre Cerviño y Lafinur, donde Melchor alquila el local desde 2009: "Elegimos el lugar porque nos gusta el barrio, la gente nos conoce de habernos visitado en la Patagonia (de la región que es originaria la marca)".

Jauja tiene clientes habituales y Melchor aseguró que si bien nadie ni nada está ajeno a la realidad del país, "la zona tiene algo de microclima: buen nivel de consumo, vecinos amables y considerable tranquilidad, teniendo en cuenta que estamos en la Capital".

En cuanto a lo residencial, Lepore, por ejemplo, ofrece un edificio en Cerviño y República de la India que cuenta con un local de doble altura en la planta baja.

"En los últimos años se construyeron emprendimientos dirigidos a un nivel socioeconómico ABC1, lo que motoriza el interés comercial de la zona", dijo Goldzer.

Hay demanda sostenida y hoy prácticamente no hay locales vacíos. "Cuando se terminó Palacio Bellini se generó en esa cuadra de República Árabe Siria entre Gutiérrez y Cabello –y a sólo una cuadra del bulevar Cerviño– otro sector que atrae a los amantes del buen comer", comentó García.

Mejoras urbanísticas

El bulevar y su espacio verde se mejoró por el GCBA: "El objetivo general de la obra era revitalizarlo y dar solución a los problemas que presentaba en cuanto a la circulación peatonal y vehicular. Además, sobre sus extremos, la senda peatonal resultaba intransitable ya que se encontraba interrumpida por los vehículos que estacionaban allí a cualquier hora", precisó Eduardo Macchiavelli, secretario de Atención Ciudadana de la ciudad de Buenos Aires.

El proyecto propuso la expansión del bulevar y las sendas peatonales y la colocación de bolardos (especie de pilotes). También se realizaron giros de retorno para los autos en los dos extremos hacia las calles Ugarteche y República de la India. "De esta manera se incorporó una solución al tránsito del lugar. A su vez se cambiaron los solados, se crearon nuevos sectores de estar y se incorporó iluminación. La arteria ahora cuenta con equipamiento urbano, cestos, bancos, mesas, bicicleteros y bebederos", agregó Macchiavelli.

En Primera persona

Carla es una de las dueñas de Voulez Bar y vivió 10 años sobre Cerviño. "Este es uno de los mejores puntos y no para de crecer", dijo. Hace nueve años vio la esquina de lo que hoy es el bar desde la ventana de su departamento. Allí funcionaba un quiosco y ella con su socia lo transformaron en un restó.

Y agregó: "La zona tiene la particularidad que a pesar de todos los cambios mantiene el espíritu de los barrios de antes. Son unas pocas manzanas donde encontrás todo lo que podés necesitar, donde tus hijos –a medida que van creciendo– pueden moverse solos con tranquilidad"

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.