Qué conviene elegir: un estudio o una oficina convencional