La ley de tierras divide las aguas