La receta de un desarrollador para pasar la crisis del sector inmobiliario

Néstor Curland afirma que el metro cuadrado no bajó por la devaluación y lo atribuye a que los insumos están dolarizados
Néstor Curland afirma que el metro cuadrado no bajó por la devaluación y lo atribuye a que los insumos están dolarizados
Carla Quiroga
(0)
9 de marzo de 2019  

Nestor Curland fundó a la desarrolladora Zentrun Developers hace más de 20 años y lleva ejecutados más de 45 edificios entre hoteles, oficinas, viviendas y locales comerciales. Sin embargo, reconoce estar atravesando el momento más complejo de su historia como empresario. Hoy tiene ocho obras en ejecución: seis residenciales, una de oficinas en el Distrito Tecnológico y otro proyecto mixto en la zona de Congreso. "Hasta mediados del año pasado fuimos super optimistas, compramos tres terrenos, uno de ellos ubicado en Libertador y Deheza en donde planeamos realizar un emprendimiento de coworking. Jamás me imaginé este cambio de rumbo del sector por el cimbronazo que generó la devaluación, ni la necesidad de tener que dar una vuelta de timón como la que dimos. Tuvimos buenas ventas de departamentos hasta en los tiempos de los cedines. En 20 años, nunca pasé por una situación similar", relata el desarrollador en la charla que mantuvo con la nación.

-¿Concretamente, qué medida tomaron?

-Cuando las ventas de unidades residenciales se derrumbaron, decidimos volver a nuestros orígenes. Nosotros nacimos como un estudio de arquitectura. Fue lo que nos hizo crecer de manera ininterrumpida los últimos 20 años. Es decir, pusimos el foco en la raíz de la empresa que es la arquitectura y armamos un departamento para brindar nuestros servicios a terceros. Reconvertimos así la compañía. Por otra parte, y como la preventa viene lenta, trabajamos con nuestros proveedores como socios. Es decir, canjeamos el 100 por ciento de los insumos por metros cuadrados. De todas formas, seguimos con todos los emprendimientos en marcha. Y por otro lado, si bien nuestra apuesta tradicionalmente fue en barrios como Belgrano, Palermo y Núñez en donde los valores de pozo arrancan en los US$2800 por metro cuadrado, estamos avanzando en la construcción de un edificio residencial en Rivadavia y Quintino Bocayuva, y de otro emprendimiento mixto que combina oficinas, locales y cocheras en Rivadavia y Ayacucho. Además estamos terminando un hotel en Palermo en el que la gente puede invertir US$100.00 y adquirir una habitación a través de un fideicomiso. Es un negocio que está dejando una renta del 12 por ciento. Hay una oportunidad en este segmento hotelero sobre todo en zonas vinculadas con el turismo como por ejemplo San Telmo.

-¿No dan los números para desarrollar?

-El problema es la demanda. Pese a que en el mercado se habló mucho sobre la baja que había generado la devaluación en el costo de construcción, la realidad es que sigue siendo alto. Hoy ronda los US$1500 por metro cuadrado y además las incidencias de los terrenos no bajan: alcanzan los US$1000 por metro cuadrado en los barrios más demandados. Hay que tener en cuenta que la mano de obra, que aumenta de la mano de la inflación representa el 40 por ciento de ese costo. Además, utilizamos gran parte de insumos en nuestros metros cuadrados que tienen componentes con referencia al valor dólar, lo que significa una dificultad real y concreta al momento de ajustar los valores de nuestras unidades, decisión que no estamos dispuestos a modificar porque para nosotros las terminaciones son cruciales.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.