Piscinas, el centro de los proyectos

Para atraer la demanda que privilegia el fitness y el cuidado físico crecen los lugares con gimnasio que suman las climatizadas entre sus ofertas
Jennifer Flores
(0)
21 de julio de 2012  

La natación es uno de los deportes recomendados más completos y sanos de los que existen, y además puede practicarse desde bien pequeño hasta los mayores sin límite de edad.

De la mano de la gente que cada vez se interesa más en el fitness y el cuidado físico se expanden complejos con piscinas cubiertas y aquagym en la zona de los countries.

Uno de los lugares es el denominado Ando Nadando, creado en 1987 con su primera sede en La Paternal. Luego desembarcó en Pilar (en Chubut 901 a la altura del ramal Pilar de la Panamericana kilómetro 50). Su director es Esteban Apostolidis, con más de 35 años de experiencia en actividades acuáticas.

"Elegimos la natación con la idea de proporcionar a nuestros alumnos un aprendizaje según el nivel de madurez que posean", cuenta Stella Otero, de este complejo.

Ando Nadando posee dos piscinas, una semiolímpica, con plataforma de partida y andariveles rompeolas, que facilitan la práctica competitiva, y con una profundidad desde los 90 centímetros hasta los 3 metros.

La segunda es exclusiva para los más chiquitos, con una medida de 7 m de largo por 3 de ancho, y una profundidad de 70 a 80 cm. "Nuestras piscinas han sido construidas pensando en que los alumnos puedan caminar dentro de ellas con seguridad desde el primer día de clase y favorecer así el equilibrio y el tiempo de aprendizaje", añade Stella.

Otro de los lugares más conocidos de la zona es Crawl, inaugurado hace poco, a la altura del km 42,5 del ramal Pilar de la Panamericana, en el corazón de Del Viso, precisamente en Las Caléndulas al 3900, a metros de Highland Country Club.

"Al venir a vivir a la zona norte no teníamos cerca ninguna pileta para nuestras necesidades, contábamos con una a 10 kilómetros que no completaba nuestras expectativas como clientes", dice Corina Cuiuli, dueña de Crawl. Así fue como Corina junto a su marido, Manuel González, emprendieron este proyecto, un club de natación con estilo, para el que invirtieron en maquinarias de última tecnología.

Fue desarrollado por el arquitecto Pablo Verellen para el estudio Verellen Hermanos. Las instalaciones cuentan con dos niveles. La planta baja esta destinada al natatorio, los vestuarios, el consultorio médico y las oficinas administrativas. En la alta se ubica el bar, el mirador y la terraza, donde se puede contemplar por un lado la belleza de la vegetación de la zona y por el otro, lo que pasa en el interior de la pileta.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.