Enfermedades hepáticas: las sufren 2 de cada 5 personas, pero con frecuencia no lo saben

Según los especialistas, que recientemente se reunieron en el congreso de la especialidad, no tienen síntomas específicos; recomiendan prevención y estrategias interdisciplinarias
Según los especialistas, que recientemente se reunieron en el congreso de la especialidad, no tienen síntomas específicos; recomiendan prevención y estrategias interdisciplinarias
Verónica Morón
(0)
18 de julio de 2019  

Hace 24 años que el guitarrista Héctor Starc (69) no consume alcohol. Será alcohólico de por vida, pero se recuperó de esta adicción, que es una de las causas más frecuentes de enfermedades hepáticas. "Cuando dejé de tomar estaba muerto de miedo porque me di cuenta de lo que podía pasarme por los excesos cometidos -relata-. Un día fui a donar sangre para mi mamá y me llamaron del hospital para avisarme que no podía hacerlo porque tenía anticuerpos contra la hepatitis, aunque nunca supe que había padecido esa enfermedad. Si bien logré negativizar el virus espontáneamente, podría haberlo mantenido activo y hubiera sido una bomba de tiempo".

Héctor no está solo en esto. Con motivo del Congreso Hepato XX/19, la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (Aaeeh) advirtió que dos de cada cinco argentinos poseen una enfermedad hepática. Y lo que resulta más alarmante es que la mayoría lo desconoce.

Como el hígado es esencial para digerir los alimentos y eliminar las sustancias tóxicas, es un órgano que posee una capacidad y elasticidad enormes para tolerar las situaciones que lo afectan, los síntomas de las patologías que lo dañan son bastante inespecíficos: fatiga crónica, náuseas, vómitos y pérdida de apetito, entre otros.

El consumo de alcohol, las hepatitis virales y el hígado graso no alcohólico son las más frecuentes, y todas ellas pueden derivar en cirrosis, trasplante y cáncer de hígado. El Estado gasta gran cantidad de recursos en tratamientos, pero los profesionales coinciden en que sería más racional hacer prevención primaria y secundaria.

Según un relevamiento de la Organización de los Estados Americanos (OEA) recientemente publicado, la Argentina tiene el mayor nivel proporcional de ingesta alcohólica de la región. Para Marcelo Silva, jefe de Hepatología y Trasplante Hepático del Hospital Universitario Austral, no hay articulación entre sectores (social, educativo, médico y de prevención) para coordinar una estrategia clara dedicada a controlar esta epidemia. "Lo mismo sucede en el caso de las hepatitis virales -agrega-: el paciente muere después de muchos años de tenerla, frecuentemente sin saberlo. Hay tamizajes claves, como los que realizan los bancos de sangre, donde todo el tiempo se rechazan donantes que dan positivo, pero el cuidado de ese paciente queda en la nada".

Otro cuadro que preocupa es la pandemia del "hígado graso no alcohólico". Causada por el sedentarismo, la diabetes, el colesterol elevado y el sobrepeso, anticipan que será la principal causa de mortalidad por enfermedad hepática y de trasplante de este órgano en los próximos años.

Estrategia multidisciplinaria

Alejandra Villamil, hepatóloga y presidenta del congreso, explica: "Este tipo de enfermedades debe ser abordado de manera multidisciplinaria, articulando esfuerzos entre nutricionistas, cardiólogos, endocrinólogos, psicólogos y hepatólogos, porque lo importante de su detección es que en general el paciente tiene otros riesgos. La novedad en la acción terapéutica es que vemos a la persona con un cuadro metabólico que afecta el hígado y con una patología vinculada, es un cambio de paradigma."

En este sentido, cobra importancia el rol del médico clínico como coordinador del manejo interdisciplinario para que la hiperespecialización no sea una limitante para el paciente. Los especialistas recomiendan también la cooperación entre médicos y científicos para esbozar estrategias de acción conjunta, orientada a la prevención de la enfermedad y el desarrollo de nuevos tratamientos.

Marcelo Roma, investigador principal del Instituto de Fisiología Experimental de Rosario (Ifise-Conicet), explica que en los últimos años ha habido muchos avances en el desarrollo de vacunas y tratamientos específicos, sobre todo en la lucha contra las hepatitis virales, pero el trabajo que queda por delante es enorme.

"El tren de la oportunidad pasa y es difícil volver a subirse", dice. Por eso, con su equipo de investigación y pese a los recortes presupuestarios, en su instituto quieren generar tratamientos más económicos y accesibles para todos los pacientes. "Es importante la interacción entre la comunidad médica y la científica para encontrar respuestas, ya que aun para quienes tienen dinero no hay suficientes terapias y las que hay son muy caras."

Visión integral del paciente, mayor interacción entre disciplinas médicas, mejor distribución de los recursos del Estado y educación en salud desde una temprana edad parecen ser las claves para prevenir y combatir estas enfermedades y muchas otras causadas por el exceso de consumo de alcohol, malos hábitos alimenticios, falta de actividad física, conductas sexuales de riesgo o falta de vacunación contra la hepatitis A y la hepatitis B.

"Las sociedades médicas tenemos la responsabilidad de dar la voz de alerta -concluye Silva-. La ciencia por sí sola no es suficiente, es la base de la pirámide sobre la que se ejecutan las políticas, pero si estas no son integrales y no se aplican más allá de la Secretaría de Salud es muy difícil que ese conocimiento se traduzca en salvar vidas de verdad".

Amenaza silenciosa

Un órgano tolerante: se encarga de eliminar tóxicos

Las enfermedades hepáticas más frecuentes en la población -las hepatitis B y C crónicas, y la esteatosis hepática (grasa en el hígado por obesidad o ingesta excesiva de alcohol)- son sigilosas y solo dan señales cuando su avance deteriora el hígado hasta un punto en que pueden poner en riesgo la vida del paciente. Según los hepatólogos, se sabe mucho de estos trastornos, pero con frecuencia no pueden llegar a aplicarlo porque la consulta es tardía. Sin embargo, tomados a tiempo, tienen tratamiento.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.