"La gente enloqueció por los barbijos": están agotados en casi todas las farmacias de la ciudad

En Farmacity creció la demanda de barbijos en un 89% y se están enfocando en abastecer a los locales de los aeropuertos
En Farmacity creció la demanda de barbijos en un 89% y se están enfocando en abastecer a los locales de los aeropuertos Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez
Alejandro Horvat
(0)
26 de febrero de 2020  • 15:37

"No es que creció la demanda, esto ya es una locura. La gente enloqueció por los barbijos. Se están vendiendo a $300 o $500 pesos los más rígidos, los sencillos se venden a $40, pero ya casi no me quedan", dice Jorge Peralta, que trabaja en la farmacia Ángelus, en Belgrano .

El barbijo pasó de ser un artículo de muy baja demanda en el mercado argentino , a ser uno de los más preciados a raíz del coronavirus, que ya lleva 80.415 infectados y 2708 muertos en todo el mundo. Hoy confirmaron un caso en Río de Janeiro y se convirtió en el primer caso de América Latina.

En casi todas las farmacias de Buenos Aires ya no hay stock, o quedan las últimas unidades. De hecho, en Farmacity, la cadena más grande de farmacias , se agotó el stock en prácticamente todas las sucursales. Desde la empresa indicaron que están concentrando sus esfuerzos en volver a abastecer a los locales que estén en los aeropuertos.

Una turista que arribó esta mañana al aeropuerto de Ezeiza
Una turista que arribó esta mañana al aeropuerto de Ezeiza Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

"Farmacity es una compañía argentina con fuerte vocación y compromiso con la salud, con el bienestar y el cuidado personal. Actualmente cuenta con productos desinfectantes, alcohol en gel y barbijos. El stock de los mismos puede variar según la demanda en cada local, en el caso de los barbijos la demanda se ha incrementado un 89% y el alcohol en gel un 80% en comparación a los meses de enero y febrero del año pasado. Hemos pedido más barbijos pero todavía el proveedor no ha podido suplir nuestra demanda", comunicaron.

Por el momento los precios oscilan entre los $20 y $40 los modelos más sencillos, hasta los $500 por los más rígidos que cuentan con un mayor aislamiento. "No nos quedó nada, ni un barbijo. Estaban a $20 los más económicos y hace poco se vendió el último", relata la vendedora que atiende en farmacia Barrancas.

Para los fabricantes esta es una oportunidad única. Muchos decidieron pagarle horas extra a sus empleados para que la producción no se detenga y así poder vender más.

"Estamos trabajando 24 horas, hay dos turnos extra. Creo que hay un pico histórico en la demanda de barbijos que empezó hace un mes. Muchos nos compran para exportar al mercado chino", dijo un trabajador de la empresa Anadelia, que fabrica ese artículo.

Desde el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos, aseguran que los proveedores no dan abasto por la altísima demanda. "Recibimos una compra de China por millones de barbijos, pero desperdiciamos la oportunidad por no tener suficientes proveedores. Esto es parecido a lo que pasó en 2009 con la gripe A. Tanto en ese momento como ahora, se triplicó la venta de barbijos y alcohol en gel. Está bien que así sea, hay que protegerse, el barbijo es una barrera más, lo que pasa es que los argentinos somos coquetos y no estamos acostumbrados a usarlo", dice Marcelo Perrata, secretario general de la entidad.

Sin embargo, la efectividad del barbijo es puesta en duda por algunos especialistas. "Con respecto a los barbijos, hay muy pocas evidencias de los beneficios que puedan aportar en situaciones de contacto casual. Los barbijos son útiles para las personas que ya están enfermas, así protegen al resto. Pero usar barbijo todo el tiempo puede resultar ineficaz, porque permite que los virus escapen por los costados y a través de ellos, y lo que es peor, si se humedece, facilita la proliferación de virus y bacterias", explica David Powell, médico y asesor de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.