Allanaron la jefatura policial en Rosario en una causa de corrupción

La jefatura policial de Rosario
La jefatura policial de Rosario Crédito: Virginia Benedetto / La Capital
Tras las amenazas a un contador, las sospechas judiciales apuntan a una trama de manejo irregular de dinero
Germán de los Santos
(0)
2 de octubre de 2019  

ROSARIO.- Una oscura trama que encierra sospechas de malversación de fondos y amenazas -además de dos atentados explosivos contra un oficial de la policía de Santa Fe- desencadenó ayer el allanamiento de la Jefatura de Policía de Rosario, donde efectivos de la Dirección de Asuntos Internos se llevaron documentación del área de Administración y Finanzas de la Unidad Regional II.

Un día después de que declarara el oficial Cristian Güemes, quien era responsable de ese área, el fiscal Matías Edery ordenó el allanamiento con el objetivo de recolectar documentación en una investigación que se originó por amenazas contra este efectivo, que fue víctima en los meses de junio y agosto de dos atentados con explosivos en su casa.

La hipótesis que manejan los investigadores es que Güemes realizó ajustes y recortes en la administración de los fondos de la jefatura de policía de Rosario. Y se encontró con una serie de gastos que no tenían justificación. Luego de que eliminara esas erogaciones empezó a recibir las amenazas en su despacho y los dos atentados con explosivos en su casa. Sospechan que serían otros policías los que amenazaron y atentaron contra este hombre de 38 años que es contador.

Güemes encontró cuatro notas con amenazas en el escritorio de su oficina, que es de acceso restringido dentro de la jefatura. Para poder entrar en esa área hay que pasar por dos puertas con clave.

Las pruebas que puedan surgir del análisis de la documentación secuestrada en la Unidad Regional II serán claves para que los funcionarios del Ministerio Público de la Acusación y del Organismo de Investigación, a cargo de Marcelo Saín, tengan mayores certezas tras la denuncia que realizó este uniformado.

El oficial de la policía de Rosario sufrió dos atentados en junio y agosto pasado, en su casa, ubicada en el barrio 17 de Agosto, en la zona sur de Rosario. Los funcionarios del MPA quieren determinar si estos ataques contra la propiedad del ahora denunciante están vinculados a esta trama de posible malversación de fondos.

El 9 de junio pasado a las 3.45 un artefacto explosivo detonó en la vivienda del oficial. Según Güemes, quien resultó ser víctima de una supuesta intimidación, desconocidos entraron en su vivienda en Pasaje Oeste al 6400 y -según se informó en ese momento- el oficial encontró "en el patio delantero de su casa distintas partes de lo que sospechaba podría ser un artefacto explosivo".

El segundo hecho se produjo el 22 de agosto pasado, cuando los vecinos de Güemes llamaron al 911 luego de que escucharon dos detonaciones. Al llegar a la casa del oficial, los efectivos se encontraron con un preocupante escenario. Tornillos y tuercas dispersadas en el patio delantero, además de un neumático con supuesto material explosivo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.