Asesina a un comisario y a un funcionario judicial y se suicida

Ocurrió durante un allanamiento en el que se iba a detener a un acusado de violación; el atacante dijo que iba a buscar unos papeles y volvió con un arma de fuego
José Ignacio Sbrocco
(0)
26 de octubre de 2013  

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- Un allanamiento que terminó de la peor manera. Un comisario y un funcionario judicial fueron asesinados ayer cuando estaban por realizar un procedimiento y luego el acusado se quitó la vida.

Según informaron fuentes policiales, el trágico episodio se produjo cuando un grupo de uniformados llegó a la casa del agresor, quien habría sido identificado como Daniel Sirnio. El objetivo del operativo era cumplir con una orden judicial derivada de un proceso en el que una empleada doméstica denunció al dueño de la casa por violación.

El acusado no quería abrir la puerta de su domicilio hasta que llegara su abogada, Silvana Sánchez Tardán. La letrada, una ex jueza que fue removida de su cargo por presunto mal desempeño de función, negoció con los policías y con los funcionarios judiciales para que sólo ingresaran a la vivienda el comisario Víctor Barraza y el prosecretario de la Fiscalía VI, Eduardo Uro.

La abogada esperaba afuera de la casa junto con los policías del grupo Cero. La idea, según relató el jefe de policía Jorge Racedo, era que no se usara la fuerza pública y evitar "un desastre".

En un momento, Sirnio dijo que iba a buscar unos papeles, pero volvió con un arma. Disparó contra Uro, que murió en el acto y contra el comisario Barraza, que murió en el hospital Padilla.

Al escuchar los disparos, los policías que estaban afuera ingresaron en la vivienda y Sirnio se disparó un balazo. Barraza, que no tenía puesto su chaleco antibalas, era uno de los jefes de la sección Delitos Complejos de la policía local.

En agosto, una empleada doméstica había ido a la casa de Sirnio en busca de trabajo. La mujer denunció que, luego de amenazarla con un arma de fuego, el propietario de la vivienda la violó. La mujer realizó una denuncia en la comisaría 13a. y comenzó la investigación en la Fiscalía VI, a cargo de Adriana Reynoso Cuello. El allanamiento procuraba secuestrar las armas de fuego y detener al acusado.

Racedo comentó que no es frecuente que la policía se abstenga de ingresar en una vivienda cuando tiene una orden de allanamiento. "En este caso se dispuso así porque el funcionario judicial estuvo de acuerdo y la policía es un auxiliar de la Justicia", señaló.

Sirnio es hijo de Juan Sirnio, un ex policía que habría ordenado el secuestro del ex senador provincial Guillermo Vargas Aignasse durante la dictadura. Juan Sirnio murió asesinado, cuando circulaba en un móvil policial.

Cuando asumió la nueva cúpula policial, a fines del año pasado, Barraza fue uno de los pocos jefes que conservaron su cargo. Tenía buenos antecedentes dentro de la fuerza de seguridad tucumana. Anoche, los oficiales que integran la plana mayor de la policía se habían concentrado en el lugar de la tragedia.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.