Caso Lebbos: detienen a dos ex jefes policiales

El ex subjefe de policía y el ex jefe de la Unidad Norte están acusados de encubrir el asesinato, ocurrido en 2006
José Ignacio Sbrocco
(0)
29 de noviembre de 2013  

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) detuvo ayer a dos ex jefes policiales de esta provincia acusados de encubrir el asesinato de Paulina Lebbos, ocurrido en marzo de 2006.

Se trata del ex subjefe de policía Luis Nicolás Barrera y el ex jefe de la Unidad Regional Norte Héctor Britos, quienes fueron arrestados y trasladados a los tribunales de esta ciudad para ser indagados por el juez del caso, Francisco Pisa.

Su aprehensión fue solicitada por el fiscal Diego López Ávila, y encuentra fundamento en una serie de entrecruzamientos telefónicos.

Estas dos detenciones se suman a las de otras dos personas, que serían de apellido Gallardo y Gómez y quienes habrían usado sus chips de celular en el teléfono de Paulina Lebbos, por lo que la Justicia intuye que ambos estuvieron con ella el día de su asesinato, según publicó el diario La Gaceta, de esta provincia. "Éste es un rompecabezas que hay que armar después de siete años", dijo el padre de Paulina, Alberto Lebbos, contento por los avances de la causa desde que la impulsa el fiscal López Ávila.

"Ahora hay que ver qué grado de responsabilidad de encubrimiento tuvieron. Si se armó este grado de encubrimiento es porque están protegiendo a algún poderoso", razonó el padre de la víctima.

De este modo, el caso Lebbos vuelve a estallar en el corazón del poder tucumano. Barrera y el ex jefe de policía Hugo Sánchez habían sido removidos de la cúpula policial en mayo de 2011 luego de una fuerte protesta de los efectivos de la fuerza, que reclamaban aumentos de sueldos.

Barrera perdió el cargo, pero no el sueldo del Estado. El gobernador José Alperovich lo designó asesor con categoría 22 (una de las más altas) en el entonces Ministerio de Coordinación (ahora se llama Secretaría General). El decreto de la designación es el 852/1.

La causa volvió a tomar impulso este año, cuando Lebbos presentó testimonios que presuntamente vinculaban a "los hijos del poder" con el asesinato de su hija.

Lebbos recordó que el 20 de abril de 2006 -poco más de un mes después de que fuera hallado el cuerpo de la chica- había denunciado penalmente al ex jefe de policía Hugo Sánchez, a Barrera, a Eduardo Di Lella -entonces secretario de Seguridad- y a Pablo Baillo -ministro de Seguridad de la época-, por supuestas maniobras de encubrimiento.

Britos también debió abandonar su puesto en la Unidad Regional Norte por causa del caso, pero fue designado jefe de Bomberos.

El actual fiscal se hizo cargo de la investigación a mediados de este año. Al principio el caso estuvo en manos del fiscal Alejandro Noguera, que fue separado de la causa cuando le sacaron una foto al salir de la casa del gobernador Alperovich.

Nunca se supo a qué fue a esa reunión. Luego, el caso quedó en manos de Carlos Albaca, quien debió renunciar luego de un informe del Ministerio de Justicia de la Nación que fue contundente en señalar el pobre desempeño de Albaca en la investigación, que durante siete años no avanzó prácticamente nada.

Historia del caso

Paulina Alejandra Lebbos había salido el 26 de febrero de 2006 a bailar con su amiga Virginia Mercado a un boliche en la zona del Abasto para festejar que había aprobado una materia de la carrera de Ciencias de la Comunicación.

Al terminar la noche salieron en un remise y Mercado se bajó en su casa. Paulina se dirigía a la casa de su entonces pareja, César Soto, pero nunca llegó ni se supo más de ella hasta el 11 de marzo, cuando su cadáver fue encontrado en la zona de Tapia, camino a la localidad veraniega de Raco, 30 kilómetros al norte de la capital de la provincia.

Según se confirmó en la autopsia, el homicidio se produjo el mismo día de la desaparición.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.