Cayó el jefe de la barra de Platense por un secuestro pero también lo buscan por robos en locales Frávega y en Unicenter

Alejandro Acosta, más conocido como Tío Tom fue detenido por un secuestro
Alejandro Acosta, más conocido como Tío Tom fue detenido por un secuestro
Gabriel Di Nicola
(0)
7 de diciembre de 2018  • 11:55

El jefe de la barra brava de Platense, Alejandro Acosta, más conocido como Tío Tom o Viejo Tom, tenía una orden de captura acusado de liderar una banda que protagonizaba robos en locales de Frávega, Garbarino, Musimundo y el iPoint de Unicenter. También le imputaban un ataque a balazos en el barrio Mitre, en Saavedra, donde la víctima salvó su vida de milagro. En las últimas horas fue detenido por detectives de la Policía Federal Argentina (PFA) por su presunta participación en un secuestro extorsivo donde se pagó un rescate de 297.000 pesos.

Alejandro Acosta fue detenido por la Policía Federal Argentina
Alejandro Acosta fue detenido por la Policía Federal Argentina

Así lo informaron a LA NACIÓN fuentes policiales y judiciales. El secuestro, del que participaron cuatro captores, sucedió el 29 de abril pasado en el barrio de Flores

"En las llamadas extorsivas, los delincuentes exigieron que parte del pago sea en estupefacientes. Cuando alguien pide drogas en la negociación de un secuestro es porque sabe que la otra parte la puede conseguir la droga", dijo un detective que participó de la investigación.

Según informó la agencia de noticias Télam, el padre de la víctima es conocido por el alias de "Gordo Papa", es nacionalidad boliviana y está condenado y detenido desde hace dos años en su casa con una tobillera electrónica por una causa de venta de armas y de drogas.

El pago del rescate se hizo en el barrio Santa Rita, en Boulogne, partido de San Isidro y la víctima, de 18 años, fue liberada cerca de Unicenter, el shopping de Martínez. La investigación estuvo a cargo de la División Unidad Operativa Central (ex Antisecuestros) de la PFA y del fiscal federal Carlos Rívolo, que descubrieron que detrás del plan criminal estaban integrantes de la barra brava de Platense.

Alejandro Acosta fue detenido por la Policía Federal Argentina
Alejandro Acosta fue detenido por la Policía Federal Argentina

El 17 de mayo pasado, los detectives de la PFA detuvieron a dos sospechosos indentificados como Kevin Torres y Cristopher Miranda Insaurralde. Fueron apresados en las inmediaciones de la cancha de Platense. Faltaba detener al Tío Tom. Acosta fue apresado ayer después de una persecución.

Acosta fue descubierto en el barrio Mitre por los detectives policiales, que comenzaron a seguirlo cuando se subió a un vehículo. El sospechoso conducía el automóvil de una cuñada, un Peugeot 308, y a la altura de la Panamerica y Paraná, en Martínez, adviritió que seguido.

El sospechoso continuó al volante hasta Panamericana y Rolón, en Boulogne, donde estacionó el vehículo e intentó fugarse caminando, pero no pudo ir muy lejos y fue apresado por los detectives que lo perseguían.

Los robos en locales comerciales

Uno de los robos de la banda

07:48
Video

Según una investigación de la Unidad Fiscal Especializada en la Investigación Criminal Compleja (Ufecri), a cargo del fiscal José María Campagnoli, la banda de Tío Tom protagonizó una serie de robos en locales de Frávega, Garbarino, Musimundo y en el iPoint de Unicenter, donde se alzaron con 100 teléfonos celulares y $250.000.

Fuentes judiciales informaron que la banda del Tío Tom nació en el barrio Mitre, detrás del Dot Baires, pero Acosta habría sumado "mano de obra" del Bajo Flores. Los delincuentes realizaban un golpe tras otro sin contratiempos. Siempre conseguían llevarse un importante botín: teléfonos celulares de última generación, consolas de videojuegos y otros artículos de electrónica high tech

La impunidad de la banda comenzó a resquebrajarse en abril pasado cuando Eduardo Casal, a cargo interinamente de la Procuración General de la Nación, puso nuevamente en funciones al fiscal Campagnoli en la Ufecri, equipo dedicado a enlazar casos presuntamente aislados a partir de similitudes en metodologías, objetivos o nombres.

Los voceros consultados por LA NACION explicaron que al poco tiempo se presentaron ante la Ufecri representantes de Frávega, Musimundo y Garbarino para pedir colaboración a la Justicia por una serie de robos que habían sufrido en diferentes locales. La Secretaría de Investigación Penal (SIPE) comenzó una investigación para intentar identificar a los sospechosos que habían quedado registrados en las filmaciones de las cámaras de seguridad de los establecimientos.

Los investigadores de la SIPE comenzaron a analizar los videos de los robos de todos los locales asaltados y advirtieron que en la mayoría, además de repetirse el modus operandi, coincidían las fisonomías de los protagonistas. Se abocaron a ponerles nombre y apellido a los delincuentes que se veían en las filmaciones.

A partir de las grabaciones analizadas, los detectives judiciales comenzaron a hacer un cruce de causas y de informaciones sobre bandas ya identificadas dedicadas al robo de comercios. En la fiscalía de distrito de Núñez-Saavedra, también a cargo de Campagnoli, varios de los sospechosos estaban identificados en otras investigaciones penales.Fue así que lograron identificar a Acosta y a un par de sus cómplices.

Algunos locales, como por ejemplo la sucursal de Frávega situada en la avenida Rivadavia al 6400, en el corazón del centro comercial a cielo abierto de Flores, fueron asaltados más de una vez. Los delincuentes armados irrumpían, reducían a empleados y clientes y se dirigían directamente al depósito para alzarse con la mayor cantidad de teléfonos y artículos electrónicos de alta tecnología.

Ponían el botín en bolsas de residuos grandes, como las que se usan en los consorcios de edificios, y se escapaban en una camioneta utilitaria que los esperaba en la puerta.

Los delincuentes actuaban a cara descubierta, pero casi siempre llevaban gorras con visera para ocultar un poco su fisonomía, en especial, ante la posibilidad de ser filmados desde arriba por dispositivos de videovigilancia.

El robo del iPoint de Unicenter, dedicado a los distintos equipos de Apple, ocurrió el 9 de septiembre pasado. Tres delincuentes se llevaron 100 iPhone y $ 250.000. Escaparon en un Ford Focus blanco. La investigación de ese caso quedó a cargo de la fiscal de Martínez María Paula Hertig.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.