Coronavirus en la Argentina. Esquel: vecinos intentaron linchar a un secuestrador con prisión domiciliaria

Pablo César Sommaruga está condenado por secuestros en la Capital
Pablo César Sommaruga está condenado por secuestros en la Capital Crédito: Ministerio Público Fiscal
Ana Tronfi
(0)
30 de abril de 2020  • 09:56

ESQUEL.- En medio de la polémica por las excarcelaciones, un grupo de vecinos exaltados atacó a golpes a un preso que había sido beneficiado con prisión domiciliaria y fijó residencia en el barrio Vepam de esta localidad, en un enfrentamiento que dejó a cuatro policías heridos.

Se trata de Pablo César Sommaruga, condenado por integrar "La banda de los patovicas", un grupo de secuestradores que en 2002 le cortó un dedo a una de sus víctimas.

Sommaruga, que cumplía el encierro en la Unidad 14 del Servicio Penitenciario Federal, había sido beneficiado hace pocos días por un fallo del Juzgado Nacional de Ejecución Penal N° 1 que conduce el juez José Pérez Arias, que dispuso la prisión domiciliaria extraordinaria debido a la emergencia sanitaria por el coronavirus.

El reo integraba la banda que 2002 secuestró al joven Ariel Strajman, hijo de un conocido joyero, en la Capital. El caso tuvo impacto público porque durante el cautiverio quemaron a Strajman con cigarrillos,lo maltrataron por su condición de judío -según quedó expresado en el juicio-y para negociar un rescate mayor le cortaron un dedo meñique y se lo enviaron a su padre.

La banda estaba integrada por los hermanos Adrián y Pablo Sommaruga, el padre de ambos, la mujer del padre y un medio hermano de los "patovicas", entre otros.

Los Sommaruga eran de Villa Urquiza, en la Ciudad de Buenos Aires, y todos fueron condenados por el secuestro, con diferentes penas, de acuerdo al grado de participación en el delito.

El ahora detenido en la U-14 de Esquel recibió una pena de 16 años y medio pero se le unificó la condena con otro delito y por eso debía completar 18 años en la cárcel.

"No tengo perfil de asesino"

El comisario Inspector Avilés, subjefe de la Unidad Regional Esquel, explicó al portal EQSNotas que la agresión a Sommaruga se produjo luego de los vecinos se enteraran de la dirección precisa del lugar dispuesto por la justicia para que fijara residencia.

Según aseguró, la pareja del preso, que está embarazada, "estaba alquilando una casa en Esquel". Pero ayer por la tarde el dato llegó a los vecinos, que atacaron la vivienda, intentaron linchar al recluso y terminaron con un enfrentamiento con la Policía.

Ante los incidentes, la cantidad de efectivos policiales no fue suficiente para controlar la situación en primera instancia. En el tumulto, los policías recibieron agresiones y minutos después, hubo hasta disparos de escopeta.

Tras los incidentes, Sommaruga habló: "Quiero aclarar que no tengo delitos por violación. Entiendo a la gente, la situación se desmadra pero usaron las redes sociales para decir que estaba por otra cosa. Se me dio arresto domiciliario por la buena conducta, estoy haciendo bien las cosas, no se por qué se ensañan tanto conmigo".

El testimonio de Pablo Sommaruga - Fuente: ESQnotas

04:52
Video

"Esa casa la alquilé, no tengo perfil de asesino. Es una casa de familia y hoy mi mujer esta en el hospital con contracciones", dijo.

Su concubina tiene fecha para dar a luz la semana que viene pero a partir de esta situación entró en el hospital con contracciones.

Sommaruga luego contó que está en Esquel hace dos años, donde le habían permtido salidas transitorias hace seis meses: "La idea era vivir acá, el 4 de junio tenía libertad. Cometí errores y los pagué. Entiendo el dolor y las cosas que están viviendo, pero ellos [los vecinos] se equivocaron, espero que reflexionen y que no cometan un delito para no terminar como yo", sostuvo.

Situación penitenciaria en Chubut

En Chubut, presos de la U-6 de Rawson mantuvieron una huelga de hambre. Por otro lado, el juez Penal Gustavo Castro rechazó un recurso de hábeas corpus interpuesto por detenidos del Instituto Penitenciario Provincial de Trelew por entender que no se encuentran vulnerados sus derechos.

La presentación fue realizada el lunes por un grupo de detenidos alojados en el IPP, en el cual manifestaron que "se encuentra en riesgo la vida de cada uno de los detenidos en virtud de la pandemia Covid-19".

En la presentación agregaron que se encuentran "vulnerados sus derechos", informando que a "partir del día de la fecha se declaran en huelga de hambre" ya que no se están otorgando arrestos domiciliarios.

En su resolución, Castro consideró que en los motivos planteados por los reclusos no existe "vulneración alguna" de las condiciones establecidas en los artículos 3 y 4 de la Ley Nº 23.098, en donde se especifica en qué situaciones se puede plantear el recurso de hábeas corpus por parte de las personas privadas de la libertad.

El magistrado adviertió en su resolución que "el escrito está destinado a que desde el área de ejecución penal, se concedan a las personas condenadas distintos beneficios como consecuencia de la pandemia del Covid-19, pero que de ningún modo agravan, como se dijo, sus condiciones de detención".

La resolución del Juez Castro fue notificada a la Defensa Pública Penal y a los Jueces de Ejecución Penal de la provincia, además de elevarse en consulta a la Cámara Penal.

Por: Ana Tronfi
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.