Coronavirus: sin visitas, los presos se comunican con sus familias por videoconferencia

Por videoconferencia, presos bonaerenses pudieron comunicarse con familiares
Por videoconferencia, presos bonaerenses pudieron comunicarse con familiares Crédito: spf
(0)
28 de marzo de 2020  • 15:14

Cómo medida preventiva, durante la pandenia de coronavirus Covid-19 se suspendieron las visitas en las cárceles. Ahora, en medio del aislamiento social, sanitario y obligatorio, el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) implementó un sistema de videoconferencia para que los presos no pierdan el contacto con sus familias.

Así lo informaron a LA NACION fuentes del SPB. El sistema ya fue implementado en 15 cárceles bonaerenses y en los próximos días se sumarán tres unidades más.

Con este programa, por ejemplo, un interno de la Unidad 13, en Junín, se pudo comunicar con sus hijos que están en cuarentena en Italia. Otro caso fue el de un joven alojado en la cárcel de Barker que pudo hablar con su madre, que se contagió de coronavirus y se recupera en su casa.

"Desde ayer, los presos pudieron mantener comunicaciones con sus seres queridos y de esta manera se pudo, de la mano de la tecnología, superar la situación generada por la suspensión de las visitas a los penales debido a la cuarentena por el coronavirus", explicaron fuentes del SPB.

Este sistema de comunicación a distancia ya funciona en la Unidad 1, en Lisandro Olmos; en la 2, en Sierra Chica; en la 3, en San Nicolá; en la 4, en Bahía Blanca; en la 6, en Dolores; en la 9, en La Plata; en la 13, en Junín; en la 15, en Batán; en la 19, en Saavedra; en lan20, en Trenque Lauquen; en la 21, en Campana; en la 23 Florencio Varela; en la 30, en General Alvear; en la 37, en Barker, y en la 43, en La Matanza.

Por videoconferencia, presos bonaerenses pudieron comunicarse con familiares
Por videoconferencia, presos bonaerenses pudieron comunicarse con familiares Crédito: spf

En los próximos días se sumarán las unidades 17, Urdampilleta; 35; en Magdalena, y 48, en San Martín.

El jefe del SPB, Xavier Areses, definió la iniciativa como "histórica e inédita".

"La selección de los privados de libertad que participaron de las videoconferencias fueron realizadas por los profesionales del área de asistencia social de las Unidades Penales desde donde se contemplaron las dificultades de salud de los familiares de los internos o el periodo extenso de tiempo sin visitas por las largas distancias que debieron transitar por vivir en localidades alejadas a las cárceles", dijeron desde el SPB.

Para lograr la comunicación, los familiares de los presos debieron bajar una aplicación en sus teléfonos celulares y desde la sala de videoconferencias del penal (que se utiliza para efectuar audiencias judiciales) se establecieron los contactos durante un tiempo promedio de 20 minutos.

"El programa fue impulsado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires y sirve de apoyo al Protocolo de Contención Psicológica, donde los especialistas indicaron que algunas de las respuestas esperables ante la crisis sanitaria pueden ser miedo intenso, ansiedad, angustia, pánico, temor al contagio, indefensión, incertidumbre, irritabilidad y enojo, así como también recuerdos de vivencias traumáticas anteriores, falta de concentración y dificultades para conciliar el sueño, por lo que el mantenimiento del vínculo con sus familiares contrarresta las disfunciones mencionadas", explicaron fuentes del SPB.

El sistema de videoconferencia continuará durante el aislamiento social, sanitario y obligatorio.

Otras medidas

Ayer, cómo informó LA NACION, se conoció la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N°1 de Necochea que hizo lugar a un hábeas corpus colectivo presentado por la Defensoría General Departamental y autorizó a los presos de las cárceles de Batán y Barker a usar celulares.

En la resolución judicial se explicó: "La suspensión del vínculo con familiares y seres queridos representa un agravamiento en las condiciones de detención que debe ser atendido por los medios conducentes, mientras dure la emergencia sanitaria. La telefonía celular resulta ser el medio idóneo para garantizar que los vínculos familiares no se interrumpan, contribuyendo, por añadidura, al mantenimiento de la paz social dentro de los establecimientos penitenciarios mientras dure la situación excepcional, por lo que corresponde habilitar su uso a las personas privadas de la libertad que se encuentren en condiciones de acceder a dicha tecnología".

Además, el martes pasado, después de protestas en las cárceles de Batán y de Florencia Varela, el ministro de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, Julio Alakautorizó como excepción del aislamiento social sanitario y obligatorio que los familiares de los presos puedan continuar con el envío de viandas de alimentos para los presos.

"Esta decisión de permitir el envío de alimentos de los familiares ayudará a llevar tranquilidad a los detenidos. Se trata de alimentos complementarios de las cuatro comidas que da el SPB. En las viandas que entregan los familiares, generalmente, hay yerba, azúcar, golosinas y otros artículos de higiene personal, como pasta de dientes", explicó una fuente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos bonaerense.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.