Cristina Vázquez, la mujer que pasó 11 años presa y ahora fue absuelta

Fue acusada de un crimen en Posadas, pero este jueves la Corte le otorgó la libertad
Fue acusada de un crimen en Posadas, pero este jueves la Corte le otorgó la libertad Crédito: Télam
(0)
29 de diciembre de 2019  • 04:11

"Que estos 11 años que pasé presa sirvan para que la Justicia cambie", pidió Cristina Vázquez quien estuvo presa 11 años como acusada de un crimen en Posadas y fue absuelta el jueves último por la Corte Suprema.

Vázquez, de 36 años, y Cecilia Rojas, de 37, quienes estuvieron en prisión desde 2008 y 2005 respectivamente, fueron beneficiadas esta semana por el fallo del Máximo Tribunal, luego de que durante años sostuvieran que su inocencia y fueran defendidas por distintas organizaciones que reúnen a penalistas del país.

"Yo quiero que esta causa, que estos 11 años que estuve presa siendo inocente sirvan para que los jueces, la Justicia misionera y la del país cambien, que simplemente hagan lo que tienen que hacer, que cumplan con la ley, con la Constitución y los códigos", dijo Vázquez.

La mujer señaló que siempre supo que en algún momento recuperaría su libertad. "En algún momento, algún juez, algún tribunal, iba a revisar la causa", dijo. Cuando por intermedio de amigas conoció a algunos integrantes de la Asociación Pensamiento Penal (APP) reafirmó su esperanza. "Ahí empezó a generarse una nueva expectativa", contó.

"Yo sabía que iban a estudiar el caso, como hicieron, y que por medio de ellos iba a llegar la justicia. Abrieron todo un panorama distinto en la causa", explicó Vázquez, quien agregó que en todo este tiempo que pasó en prisión su familia y sus amigos fueron su "sostén".

En cuanto a la investigación que terminó por condenarlas a ella y a Rojas, Vázquez lo vinculó con un tema de género."Nos sucedió por ser mujeres, por no tener recursos y no poder pagar un abogado. Era solo acusarnos a las dos y no mirar otras hipótesis sobre el crimen", dijo.

La mujer contó que recibió el apoyo de Nora Cortiñas, cofundadora de Madres de Plaza de Mayo, quien fue a verla este sábado por la mañana y fue en reiteradas ocasiones a visitarla al penal. "Vino para darme un abrazo y me dijo: 'Vencimos'", contó Vázquez.

Por último, dijo que desde su excarcelación está "muy contenta y muy feliz, disfrutando de la libertad" y rodeada de su familia y amigos. Espera festejar Año Nuevo junto con sus padres.

La causa

El caso comenzó hace 15 años, el 27 de julio de 2001, cuando Ersélida Dávalos de Insaurralde (79), jubilada del Poder Judicial de Misiones, fue asesinada a golpes en la cabeza, presuntamente con un martillo, en su casa de Posadas.

La mujer que trabajaba haciendo los quehaceres domésticos de la casa la encontró al día siguiente en el lavadero y se determinó que de la vivienda habían robado dinero y joyas, pero no se hallaron testigos para esclarecer el hecho.

No obstante, en 2002 fueron presas ambas mujeres, luego liberadas y detenidas otra vez en 2008; finalmente en 2010 recibieron prisión perpetua por "homicidio calificado criminis causa".

El fallo fue confirmado por el Superior Tribunal de Justicia de Misiones, pero fue apelado a la Corte Suprema, que en 2016 ordenó revisarlo integralmente, lo cual no se hizo y por eso volvió al máximo tribunal.

La defensa siempre planteó serias irregularidades: al momento del crimen, Vázquez estaba a ocho kilómetros de donde mataron a Dávalos de Insaurralde y ninguna prueba científica ni testimonial directa pudo comprobar su participación en el delito.

Sólo se tomó en cuenta que el día anterior por la tarde Cristina había pasado por la puerta de la casa de la víctima con una amiga y testimonios contradictorios.

En el fallo del jueves, la Corte remarcó que la revisión del fallo fue "deficitaria, en tanto se había apartado de las constancias de la causa, desatendiendo prueba producida al no ponderarla ni confrontarla desde la perspectiva del principio de culpabilidad y de la garantía de presunción de inocencia".

Agencia Télam

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.