El sospechoso disparó antes de ser detenido

"Está bien, me entrego" dijo Wagner en una casilla de Moreno al no funcionar su revólver
(0)
9 de abril de 2017  

A las 22.45 de anteanoche los policías bonaerenses de la comisaría Las Catonas escucharon el dato: "Mi hermano está en la casa y tiene un revólver". Tenían la información sobre uno de los hombres más buscados en la Argentina: Sebastián Wagner, el por entonces acusado por la desaparición de la joven Micaela García en la entrerriana localidad de Gualeguay. En esa zona del partido de Moreno ya habían intentado dar con el condenado por dos violaciones. Allí vive parte de su familia y los investigadores seguían de cerca al prófugo. Pero su madre y su hermano menor aparecieron en la seccional momentos después de que Wagner regresase a la vivienda. Cinco minutos después, varios patrulleros fueron tras él.

Llegaron a una casilla de madera en la calle La Tablada al 7700, en el barrio San Carlos. Los agentes dieron la voz de alto. Y escucharon que un arma se accionaba varias veces, sin escucharse estampidos. Luego se comprobaría que tres proyectiles tenían marcas de percusión. No se supo si el sospechoso intentó disparar contra los policías o buscó suicidarse. Aunque la actitud inmediatamente posterior puede señalar que pretendió defender su escondite. Es que al no funcionar su arma, Wagner gritó: "Está bien, me entrego".

Cuando la madre, identificada en el parte policial como Gabriela, de 44 años, y Axel, el hermano de 19 años del acusado, se presentaron en la comisaría Moreno VIII, en Las Catonas, habían pasado pocas horas desde que en un descampado de Gualeguay fuese encontrada la ropa de Micaela. Ese hallazgo a casi una semana de la desaparición hacía presagiar que ya se estaba frente a un potencial homicidio, con repercusión nacional. Los familiares de Wagner decidieron entonces entregarlo.

Cuando fue detenido, el sospechoso tenía 1117 pesos, suponiéndose que ese era todo su capital para continuar con el escape. Ya habían sido arrestados su padrastro y el dueño del lavadero en el que trabajaba como supuestos cómplices en su escape. Pero el camino para Wagner ya parecía cerrado antes que la comisión policial irrumpiese en la casilla de madera.

Fuentes policiales y judiciales dijeron a LA NACION que, por algunas escuchas telefónicas se pudo establecer que Wagner salió el domingo pasado de Gualeguay, y que en la Ruta Nacional 12 abordó un camión que lo trasladó hasta la provincia de Buenos Aires. En la localidad bonaerense de Campana, según la sospecha de los investigadores, fue recogido por la pareja de la madre. Pero el caso tomó un giro con la aparición de la ropa de la joven. Y Wagner fue entregado.

Sebastián Wagner
Sebastián Wagner

Sebastián Wagner

Acusado de homicidio

  • Fue detenido anteanoche en una casilla en el barrio San Carlos, en el partido bonaerense de Moreno.
  • Su madre Gabriela y su hermano menor, Axel, indicaron a la policía el lugar donde se refugiaba el prófugo por el crimen de Micaela.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.