"En un rato voy a mandar el videíto a toda tu familia": la amenaza de un hombre a su exnovia

Un hombre fue procesado después de amenazar a su exnovia con difundir un video íntimo
Un hombre fue procesado después de amenazar a su exnovia con difundir un video íntimo Crédito: Shutterstock
Gabriel Di Nicola
(0)
29 de abril de 2019  • 14:29

La relación, después de casi un año de noviazgo, terminó y ella decidió bloquear su contacto telefónico y no atender más sus llamadas. Entonces, comenzó la pesadilla: amenazas de difundir filmaciones íntimas y hostigamientos: "El miércoles te vas a encontrar conmigo de una manera u de otra", "en un rato voy a mandar el videíto a toda tu familia", yo te voy a hacer la put... más famosa", vos ignorame y te juro que vas a llorar", "si no me atendés mando el teléfono y las fotos a todos lados" y "si no querés que siga, entonces desbloquea los privados y atendé", fueron solo algunos de los mensajes de texto intimidatorios que recibió Iris, de 43 años, durante casi dos meses.

Iris llevó las amenazas y las intimidaciones a la Justicia. Presentó una denuncia en la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. La semana pasada, el juez en lo criminal y correccional porteño Edmundo Rabbione procesó por el delito de amenazas coactivas reiteradas (diez hechos) a H. D. G. J., el exnovio de la víctima.

"Estamos muy contentos con el avance que se ha tenido en esta causa. Denuncien este tipo de hechos, el riesgo de no hacerlo es muy alto", sostuvo a LA NACIÓN el abogado de la víctima, Daniel Monastersky.

Entrevista al abogado de la víctima en LN+

08:21
Video

Monastersky, director de la Diplomatura en Gestión y Estrategia en Ciberseguridad en la Universidad del Centro de Estudios Macroeconómicos de Argentina (CEMA), recordó que desde enero pasado en el Código Contravencional porteño se tipificaron como contravenciones el hostigamiento digital y la difusión de contenido íntimo sin consentimiento.

Además, en el proyecto del nuevo Código Penalpresentado por el Gobierno, se tipificó la "pornovenganza" como un delito informático para cuando se difundan, sin consentimiento, imágenes o grabaciones de "naturalidad sexual producidas en la intimidad".

El juez Rabbione trabó un embargó sobre los bienes de H. D. G. J., de 47 años, hasta cubrir la suma de $26.500. Aunque procesado, seguirá en libertad.

Según se desprende del expediente judicial, las amenazas y hostigamientos ocurrieron entre el 27 de agosto y el 17 de octubre de 2017.

"Lo cierto es que se encuentra probado prima facie que H. D. G. J., durante el transcurso de los días 27 de agosto de 2017 y 17 de octubre del mismo año, coaccionó de manera reiterada a su pareja anunciándole que exhibiría sus videos íntimos, presionándola de esa forma para que accediera a encontrarse personalmente con él, para que atendiera el teléfono y desbloqueara su contacto contra su voluntad", afirmó el magistrado en su resolución.

El 12 de septiembre de 2017, el ahora procesado, que vive en Mar del Plata, se comunicó telefónicamente con Iris. "Hoy y mañana voy a estar en Buenos Aires y quiero encontrarme con vos, por las buenas o por las malas [...] Sos una put..., todo el mundo va a saber lo que sos", le espetó, según se desprende del expediente judicial.

Consta en el acta del día de la declaración indagatoria del imputado que las amenazas fueron hechas por medio de comunicaciones telefónicas, mensajes de audio y de texto de Whatsapp y correos electrónicos.

En su indagatoria, el acusado se negó a declarar y tampoco contestó preguntas. Se remitió a un escrito presentado por su defensa. "La versión de los hechos sostenida por el imputado resulta solo un intento defensista para mejorar su situación procesal delicada, ya que no ha logrado desvirtuar toda la prueba cargosa", sostuvo el juez Rabbione en el procesamiento.

El Código Penal prevé para el delito de amenazas coactivas una pena de entre dos y cuatro años de cárcel.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.