La Policía Federal aún tiene en uso 400 de los chalecos deficientes

Quedaron tras la devolución de 1500 unidades y están asignados a los patrulleros; se espera que el Ministerio de Seguridad pida un cuarto peritaje para lograr homologarlos
Hugo Alconada Mon
(0)
19 de octubre de 2012  

Mientras altos funcionarios de los ministerios de Seguridad y de Defensa definen los pasos a seguir, por lo menos 400 agentes de la Policía Federal usan chalecos antibalas que no les ofrecen la mínima protección balística necesaria, según confirmaron fuentes al tanto de las deliberaciones a LA NACION , que también obtuvo copias del último peritaje que realizó el Ejército.

Tal como reveló este diario anteayer, la cúpula de la Policía Federal ya ordenó la devolución de 1500 chalecos antibalas a la Sastrería Militar, que los fabricó junto a cooperativas de trabajo convocadas por el Ministerio de Desarrollo Social, que encabeza Alicia Kirchner, como parte de una compra que debía llegar a las 5000 unidades.

El lote entregado inicialmente alcanzaba los 1900. El resto continúa en manos de los policías destinados a los recorridos por los barrios en patrulleros. El tercer y definitivo peritaje sobre esos chalecos, efectuado por el Laboratorio de Armamentos de la Escuela Superior Técnica del Ejército el jueves 11 de este mes, determinó que el trauma de un impacto de bala .44 milímetros supera el tope máximo fijado por la normativa vigente del Registro Nacional de Armas (Renar).

Más aún: ese peritaje determinó que los chalecos no sólo no son aptos según la normativa vigente desde 2011, sino que tampoco lo son si se aplica la anterior y más laxa normativa del Renar aprobada en 2001, a la que recurrió el Gobierno para obtener la aprobación previa requerida para su distribución.

Los funcionarios involucrados, sin embargo, chocaron con otra luz roja. El informe "ARM 95" del Laboratorio del Ejército determinó que la muestra testeada de cuatro chalecos "no cumple balísticamente con las exigencias como blindaje antibala para el nivel RB3".

Sometidas cada unidad a un disparo en el frente y otro en la espalda con balas de calibres 22 y 44 en condiciones secas y húmedas, todos los traumas verificados en los ocho impactos superaron el límite de 25 milímetros fijado por la Policía Federal en sus últimas dos licitaciones, de 2006 y 2008.

Uno de los impactos llegó a los 44,4 mm, incluso por encima del tope máximo del Renar, que en su normativa vigente –que no se siguió en esta prueba– ordena también someterlos a testeo tras mantenerlos una hora bajo agua, lo que genera traumas aún más elevados.

Otros 600 en espera

Con esos resultados en sus manos, sin embargo, dos colaboradores del número dos de Seguridad, Sergio Berni, se reunieron el lunes con un par de Defensa y delegados de la Federal, la Gendarmería y la Prefectura. Evaluaron si convenía requerir una cuarta prueba sobre los mismos chalecos para ver si, de algún modo, superaban el filtro.

Detrás de esa eventual cuarta prueba hay otros 600 chalecos antibalas de la Sastrería Militar y las cooperativas, que podrían distribuirse de inmediato entre los policías, según dijeron a LA NACION fuentes al tanto de las deliberaciones.

Las cooperativas involucradas en la fabricación y costura de los forros exteriores de los polémicos chalecos, en tanto, continúan en las sombras. Pero incluirían a tres aledañas al barrio Ejército de los Andes, conocido como "Fuerte Apache", en Ciudadela. LA NACION fue hasta su domicilio legal, pero el local se encontraba vacío.

LA NACION intentó anteayer consultar otra vez al Ministerio de Seguridad, que no contestó las llamadas ni los correos electrónicos enviados.

El caso ya motivó reacciones. Ayer, la Red Argentina para el Desarme expresó "su preocupación por las revelaciones periodísticas que dan cuenta de gestiones poco claras entre el Renar y otras dependencias del Estado" para aprobar los chalecos. "Normas claras y de cumplimiento irrestricto, sin excepciones, exhaustiva atención y eficiencia en el control deben ser los ejes de una política de Estado en la materia", sostuvieron.

Las claves de la última prueba

Detalles del informe del Laboratorio de Armamentos

  • ESPECIFICACIONES

    Munición y material

    El 11 de este mes se probaron cuatro chalecos modelo JAF3 para el nivel RB3 (dos de talle L y dos de talle S), con norma Renar MA.01
  • RESULTADOS

    Trauma mayor

    El peor resultado se registró con una bala de calibre 44; el trauma en el chaleco fue de 44,4 mm., cuando la PFA exigía que fuera de 25 mm
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.