La salida de Milanesi y Guarino, con la vista al piso y en silencio

Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino, al salir del penal de Dolores
Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino, al salir del penal de Dolores Crédito: Mauro V. Rizzi
Dejaron el penal de Dolores ayer a la tarde y fueron directo a sus casas; pueden salir del país y solo deben avisar al juez si se mudan
Darío Palavecino
(0)
11 de febrero de 2020  

DOLORES.- Tenían las miradas extraviadas, que pronto clavaron en el piso, apenas dejaron atrás el portón metálico de la Unidad Penal Nº 6, que los albergó durante 11 noches. Y aceleraron el paso, al ritmo de su abogado, que abría camino a empujones entre cámaras y micrófonos. Casi 70 metros de silencio absoluto de Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino, ya libres. Dejaban atrás 23 días de detención por el asesinato de Fernando Báez Sosa, caso en el que siguen imputados. Y dejaron atrás, también, a sus ocho compañeros de sus últimas vacaciones en Villa Gesell, más implicados que ellos en el conmocionante crimen.

Llevaban pequeñas bolsas con unas pocas pertenencias cuando se zambulleron en la camioneta de Hugo Tomei, su defensor, y partieron al reencuentro de sus familias, en Zárate. "No hay nada que decir", aclaró el letrado, antes de cerrar la puerta y acelerar. La fiscal Verónica Zamboni, a cargo del caso, consideró que por ahora no tiene pruebas para involucrar a ambos jóvenes en el hecho. Por eso pidió el cese inmediato de sus detenciones, aunque continuarán investigados.

El dictamen fiscal, de 251 páginas, le llegó al juez de Garantías David Mancinelli a primera hora de ayer. Antes del mediodía ya había ordenado a las autoridades de la cárcel que "instrumentara" la liberación de los únicos dos sospechosos que no fueron identificados en las ruedas de reconocimiento frente a 14 testigos de este asesinato, cometido el 18 de enero frente a la discoteca Le Brique, en el centro de Villa Gesell.

Mancinelli tiene ahora hasta el próximo viernes para resolver si dicta el procesamiento y continuidad en prisión de todos o algunos de los ocho detenidos que tiene la causa. Si avala el pedido de la fiscal, también dispondría el traslado de los acusados. Entonces dejarían la alcaidía de la cárcel de Dolores, donde ocupan un pabellón que los mantiene aislados del resto de los reclusos, para ser derivados a otra penitenciaría. Eventualmente, la de Campana, cercana a Zárate.

Zamboni tenía plazo hasta el próximo lunes para presentar los pedidos de prisión preventiva. El fiscal general de Dolores, Diego Escoda, aclaró ayer que se anticipó ese plazo porque había detenidos sobre los cuales -"hasta el momento", aclaró- no tienen pruebas que los incriminen. Priorizaron su libertad inmediata, aunque están a la espera de peritajes y otras pruebas.

Raúl Guarino consideró que con su hijo Juan Pedro "se hizo justicia" y en declaraciones a la agencia de noticias Télam dijo que "es todo muy triste" por la familia de Fernando Báez Sosa. A la salida de ambas visitas que realizó a su hijo en el penal había enviado condolencias a los padres de la víctima.

Fernando Burlando, abogado que encabeza la representación de la familia Báez Sosa, consideró que hubo un apuro innecesario de la fiscalía en presentar el pedido de preventivas y entienden que se debió consumir el plazo de 30 días a la espera de sumar más pruebas y fortalecer la acusación contra los diez imputados. "Es una convocatoria a la fuga", aseguró a la nacion.

La resolución del magistrado dispuso la liberación inmediata de Milanesi y de Guarino, sin la imposición de restricciones durante la continuidad del proceso. Podrían salir del país y solo se les ordenó que deben notificar al juzgado en caso de que cambien de domicilio.

Tanto el particular damnificado como el defensor pidieron participar de una audiencia previa al dictado de la prisión preventiva. Será ante el juez Mancinelli y está prevista para este jueves, por lo que el futuro procesal de los ocho acusados recién se definiría este viernes.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.