Los policías bonaerenses pierden un arma cada 48 horas

En los últimos cinco años desaparecieron 900 pistolas, según reveló la Comisión Provincial por la Memoria; como medida preventiva, Granados hizo retirar armamento ocioso de las seccionales
Jesús Cornejo
(0)
9 de marzo de 2015  

LA PLATA.- Tres hombres y una mujer ingresaron a la comisaría 1» de San Justo: redujeron a una oficial y le robaron el arma. Huyeron cuando otros efectivos reaccionaron y se tirotearon con los delincuentes. Un oficial de 22 años fue acribillado en La Matanza al resistirse al robo de su pistola reglamentaria cuando cumplía diligencias judiciales. En San Pedro, una banda ingresó al destacamento rural, que estaba cerrado porque los policías estaban "patrullando las calles": se llevaron varias armas, cajas de municiones, chalecos antibalas y equipamiento.

Esos hechos, ocurridos en el último cuatrimestre de 2014, son algunos de los que engrosan una preocupante lista: la de armas y municiones de la fuerza de seguridad bonaerense perdidas o sustraídas. En los últimos cinco años desaparecieron más de 900 armas de fuego, una cada 48 horas.

El dato surge de un informe preliminar que la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) elaboró sobre la base de estadísticas oficiales del Ministerio de Seguridad. "Las investigaciones preliminares nos han permitido identificar que las modalidades de robo y hurto a personal policial de sus armas reglamentarias acaparan casi el 80% de los casos denunciados", dice el estudio.

El ministerio que encabeza Alejandro Granados ya tomó medidas ante la inquietante situación. Además de los sumarios administrativos abiertos, se resolvió retirar el armamento ocioso de seccionales y destacamentos.

Según datos de la Auditoria General de Asuntos Internos, de los 2500 sumarios que se labran anualmente a los efectivos que cometieron alguna falta, el 2% se relaciona con el extravío del arma reglamentaria. Un sumario por semana.

Granados dijo a LA NACION: "Ante una perdida o robo de armamento abrimos una investigación y un sumario de Asuntos Internos de inmediato, independientemente de la causa judicial. Actuamos rigurosamente para esclarecer cada hecho".

La CPM cree que hay más de 900 armas extraviadas y sospechan que su informe podría ser la punta de un iceberg. "Se trata de números parciales y se infiere que la dimensión cuantitativa del problema es mayor. Nuestro estudio es preliminar y queremos saber si en algunos casos donde se denunció el faltante de un arma en realidad se extraviaron varias", dijo a LA NACION Rodrigo Pomares, director de Investigación del Programa de Justicia y Seguridad Democrática de la CPM.

En el estudio se precisa que "se ha podido visualizar que en un 38% de los casos, las sustracciones o pérdidas denunciadas se produjeron entre el domicilio y el vehículo particular, situaciones que remiten a la portación de armas fuera del horario y lugar de trabajo en el marco del estado policial".

Medidas de prevención

Para la auditora general de Asuntos Internos, Viviana Arcidiácono, las cifras de este estudio no son tan alarmantes. "Uno tiene que pensar que diariamente hay unos 50.000 policías que patrullan las calles, hacen diligencias, viajan en ómnibus, salen a comer, etcétera. Si esa cifra se multiplica por los días que las armas están en la calle en manos de un efectivo, el número no es tan grande", dijo la funcionaria a LA NACION.

Granados reveló que en el proceso de reestructuración y profesionalización de la fuerza el año pasado se decidió retirar el armamento de las comisarías y destacamentos. "De ser necesario un uso mayor de la fuerza, más allá de las armas que portan los policías o llevan en sus vehículos, contamos con grupos especializados y entrenados como los del GAD [Grupo de Apoyo Departamental], Grupo Halcón, Infantería o GPM [Grupo de Patrulla Motorizada], entre otros", dijo el funcionario.

Arcidiácono explicó a LA NACION que cuando un policía pierde un arma, sea por robo o por extravío, eso amerita la apertura de un sumario interno que puede derivar en sanciones y hasta en la expulsión de la fuerza.

"La verdad es que los policías están bastante atentos al cuidado de su arma reglamentaria. Porque cuando un efectivo extravía la pistola se labra un sumario y se lo puede desafectar del servicio, con lo que pierde el 50 % del sueldo durante los días que dure la sanción, e incluso se lo puede suspender por varias semanas en las cuales no cobra el salario y además no puede hacer horas extras. También se le descuenta el valor del arma. Así que están bastante atentos", dijo Arcidiácono.

Pomares insiste con que es preocupante que se pierdan tantas armas. Sobre todo porque muchas podrían terminar en el mercado negro de armas en el conurbano. "El problema es que no existe un registro certero de las armas que se secuestran, y entonces es difícil seguir el camino de las armas cuando desaparecen. Presumimos que las armas que extravía la policía podría ser una de las fuentes que abastece el circuito ilegal de armas", dijo.

Los policías utilizan pistolas calibre 9 milímetros de distintas marcas. Fuentes policiales informaron a LA NACION que durante los últimos meses se entregaron pistolas Bersa Thunder para el personal masculino y Bersa Mini Thunder para el personal femenino. Estas armas, en el mercado legal, tienen un precio que ronda los 6500 pesos.

El uso de las armas en situaciones delictivas es una grave realidad en el conurbano. Eso llevó al gobernador Daniel Scioli a decretar, en abril del año pasado, la emergencia en materia de seguridad. El ministro Granados reveló, meses atrás, que hay diez enfrentamientos armados por noche entre policías y asaltantes. Y que cada 36 horas un delincuente muere en esos enfrentamientos.

Cifras de una situación preocupante

80%

Sustracción directa

En ocho de cada diez casos las armas reglamentarias son hurtadas directamente al personal policial que las tiene asignadas. La fuerza de seguridad bonaerense cuenta con unos 50.000 efectivos; en los últimos cinco años se reportó la desaparición de 900 armas de fuego oficiales

38%

Fuera del trabajo

En casi cuatro de cada diez casos, las sustracciones o pérdidas de armas de dotación denunciadas se produjeron en el tránsito entre el vehículo y el domicilio particular, lo que da cuenta de la portación de la pistola reglamentaria fuera del horario y del lugar de trabajo

50

Sumarios

Son los que abre cada año la Auditoría de Asuntos Internos a causa de la pérdida o sustracción del arma reglamentaria. Se trata del 2% del total de sumarios administrativos labrados anualmente, que asciende a un promedio de 2500

Del editor: qué significa. Evitar que las armas oficiales terminen en el mercado negro, en manos de criminales, es una de las formas de prevenir y atacar la inseguridad.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.