Matías Miret: "Hubo negligencia o connivencia con los narcotraficantes"

A la impotencia por el poco avance en la causa argentina, al piloto absuelto en España se le sumó el dolor por la muerte de una hija
Gabriel Di Nicola
(0)
11 de abril de 2014  

Cuando el 25 de diciembre de 2012 el piloto Matías Miret volvió a la Argentina después de estar casi dos años preso en una cárcel de Barcelona, en España, estaba convencido de que la pesadilla había quedado atrás. Pero se equivocó. No tuvo ni tiempo ni ganas de celebrar la absolución de la justicia española en la causa por el intento de contrabando de casi una tonelada de cocaína en un lujoso jet del empresario Gustavo Juliá .

Tres meses después de su regreso, falleció la segunda de sus cuatro hijas, enferma de lupus. Al dolor y a la profunda tristeza se les sumó la bronca y la impotencia porque en la Argentina los investigadores nunca hallaron a los responsables de la conexión local de la organización narcocriminal.

-¿Por qué piensa que nunca se logró identificar a la conexión local y a los responsables de que el avión haya salido de Ezeiza con la droga?

- Están encubrimiento algo. Estoy seguro. Desde que volví al país, los investigadores argentinos nunca me llamaron para declarar como testigo. Nadie se hace responsable de lo mal que funcionaron los controles que permitieron que 944,5 kilos de cocaína salieran del país sin inconvenientes. Los encargados de los controles que permitieron que la droga saliera del país fallaron por connivencia con los narcotraficantes o por negligencia del personal.

Al piloto le llama la atención que sí haya tenido que declarar como testigo en la embajada de los Estados Unidos en nuestro país, para una investigación que llevan adelante los norteamericanos y no ante los investigadores judiciales argentinos.

Durante la entrevista con LA NACION, Miret estuvo acompañado por su esposa, Agustina Conil Paz, como sucedió durante los 23 meses que estuvo preso en la cárcel modelo de L'Eixample, en Barcelona. Es más, mientras estuvo detenido nació su hija menor, Trinidad.

Milagros, que tenía 18 años, falleció el 19 de marzo del año pasado. Pero la enfermedad mostró sus primeros síntomas en febrero de 2011, un mes después de la detención de su padre.

"Se trata de una enfermedad autoinmune que fue desatada por el estrés vivido. En febrero del año pasado se le afectaron los riñones y los pulmones. En los jóvenes, la enfermedad es mucho más fuerte. Un mes después nos dejó. No digo que sin la detención de Matías y los casi dos años preso no hubiera pasado, pero seguramente hubiera sido más suave y podría haberse salvado", afirmó Conil Paz.

-¿Creyó que la justicia argentina iba a avanzar y encontrar a los culpables?

-Tengo una mancha que yo no la busqué. Me gustaría que en mi país la investigación aclare los motivos que permitieron que salieran del aeropuerto de Ezeiza 944 kilogramos de cocaína. Por ahora sólo limpió mi imagen la justicia española. En la Argentina no hay un solo responsable.

Después del 2 de enero de 2011, cuando Miret y los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá fueron detenidos en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona, cuando se descubrieron 944 kilogramos de cocaína en el lujoso jet en el viajaron, la justicia argentina abrió una causa para descubrir la conexión local.

Este el punto que cuestiona Miret. Nunca se descubrió la conexión local. El juez en lo penal económico Alejandro Catania, a cargo de la causa, con las pruebas reunidas en el expediente está convencido de que la droga fue cargada mientras el empresario Gustavo Juliá estacionó la lujosa aeronave en un hangar del aeródromo de Morón.

También se avanzó sobre dos ciudadanos colombianos que acompañaron a Juliá a comprar las telas que se utilizaron para tapizar el falso sofá cama donde se camufló la droga.

En España, Gustavo y Eduardo Juliá fueron condenados a la pena de 13 años de prisión, al ser encontrados culpables del delito de tráfico agravado de estupefacientes. En cambio, la Audiencia Provincial Sección Octava de Barcelona absolvió a Miret. La sentencia fue confirmada en instancias superiores.

-¿Piensa que en algún momento se va a saber la verdad de cómo se logró cargar casi una tonelada de cocaína en un lujoso jet?

-Queremos saber quiénes fueron los responsables. Que nos digan qué falló para que pudieran cargar la droga y sacarla del país sin problemas. Nadie se hace responsable. Perdí un trabajo y, lo que es más importante y doloroso, perdí a una hija.

Presentaciones judiciales

Matías Miret analiza qué acciones legales puede llevar adelante contra el Estado argentino por "un sistema de control en el que confiaba, que no funcionó, provocando los perjuicios de la privación de mi libertad que sufrí por el tiempo que necesitó la justicia española para probar mi inocencia". El piloto es representado por los abogados Andrés Sanguinetti y Guillermo Lasala, del estudio Moltedo. En las próximas horas, el piloto viajará a Barcelona para presentar también allí una demanda.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.