Miramar: liberan a dos de los acusados de violar a una menor porque no fueron reconocidos por la víctima

Los acusados fueron liberados tras no ser reconocidos por la víctima
Los acusados fueron liberados tras no ser reconocidos por la víctima Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi
(0)
22 de enero de 2019  • 15:13

MAR DEL PLATA. Dos de los cinco acusados por l a violación de una menor en un camping de Miramar quedaron libres esta tarde luego de que la víctima, en un reconocimiento fotográfico, no los identificara entre los que estuvieron dentro de la carpa aquella madrugada de Año Nuevo, en el camping El Durazno.

Un tercero, que como los anteriores había asegurado en declaración indagatoria que no estuvo con ella y dormía en una reposera, fue señalado como uno de los que estuvo en la carpa y por eso continuará preso.

El juez de Garantías Juan Tapia firmó ayer la liberación de Roberto Costa y Emanuel Díaz, que seguirán procesados en la causa y deberán cumplir con tres requisitos: mantener domicilio, no acercarse ni tomar contacto con la víctima y tampoco realizar declaraciones públicas sobre el caso.

Tres rondas de reconocimiento afrontó la víctima, una por cada uno de los imputados. Se le exhibieron varias imágenes entre las cuales solo identificó a Juan Cruz Villalba. Lo ubica en un escenario donde también estuvieron Lucas Pitman y Tomás Jaime, los únicos dos que admitieron que aquella noche tuvieron relaciones sexuales "consentidas y sin violencia" con la adolescente.

Todos permanecían detenidos desde el 1° de este mes, procesados por abuso sexual con acceso carnal agravado, delito que prevé penas de 8 a 20 años de prisión. Tras las rondas de reconocimiento, la fiscal Florencia Salas, a cargo de la investigación, elevó al Juzgado de Garantías el pedido de liberación de Costa y Díaz.

Las rondas de reconocimiento fueron una extensión de la declaración en Cámara Gesell que aportó la menor hace dos semanas. En aquella oportunidad brindó un amplio relato de lo sucedido. Frente a algunas dudas que aparecían en la pesquisa, Salas optó por este trámite en el que la víctima identificó a los dos que habían admitido que estuvieron con ella y a un tercero que juró haber estado durmiendo en una reposera, lejos de la carpa que fue escena del delito.

Este nuevo dato se suma al conjunto de pruebas de la causa. Ahora se esperan resultados de peritajes genéticos que permitirán cotejar restos de semen hallados en prendas de la menor con muestras de sangre tomadas a los cinco acusados. Es un estudio que se espera con ansias porque puede aportar datos muy relevantes y definitivos.

El caso ocurrió durante la primera madrugada de este mes, cuando todavía se celebraba Año Nuevo. En el Camping El Durazno, con instalaciones en el camino de acceso a Miramar, se pidió presencia policial porque los padres de una menor de 14 años la encontraron dentro de una carpa en la que pernoctaban cinco jóvenes marplatenses.

Allí mismo se dispuso la aprehensión de todos ellos y su traslado a sede policial. Cumplidos todos los pasos procesales, se los derivó a la Unidad Penal 44 de Batán, donde permanecen alojados desde entonces, ahora con prisión preventiva que vence el próximo 30 y se mantendría para los tres que continúan comprometidos en la causa.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.