Natacha Jaitt: un peritaje decisivo en la investigación de su muerte

Gustavo Carabajal
Gustavo Carabajal LA NACION
El Ipad de la fallecida modelo es el último elemento que falta analizar en una investigación que, hasta el momento, solo pudo vincular el deceso con el consumo de sustancias psicoactivas
Fuente: Archivo
(0)
23 de noviembre de 2019  

A nueve meses de la muerte de Natacha Jaitt los investigadores policiales y judiciales no hallaron ningún indicio que abone la sospecha de que la modelo hubiera sido víctima de homicidio. Tampoco encontraron amenazas ni veneno en la droga que la modelo consumió la noche que murió.

Durante nueve meses de investigación, los responsables de la pesquisa revisaron más de 20.000 imágenes, 400 videos y 300 conversaciones realizadas por WhatsApp, que los peritos hallaron al abrir el celular de la modelo. Uno de esos 400 videos corresponde a la grabación que Jaitt realizó pocos minutos después de las 22, para registrar su llegada al salón de fiestas donde tenía prevista una reunión con el propietario para realizar una serie de presentaciones.

Tampoco se hallaron elementos que indiquen que el 23 de febrero pasado hubiera irrumpido algún sospechoso en el salón de fiestas Xanadú donde falleció Jaitt.

Hasta el momento no hay ningún acusado por la muerte de la mujer que declaró como testigo en la causa de los abusos sexuales sufridos por los futbolistas de las divisiones inferiores de Independiente. No obstante, los fiscales Diego Callegari, Sebastián Fittipaldi y Cosme Iribarren esperan que se terminen todos los peritajes antes de resolver cuál será el destino del expediente.

Raúl Velaztiqui Duarte, el representante de artistas que llevó a la modelo al lugar donde murió, será el único de los hombres que estuvieron la noche trágica en el salón de fiestas, que enfrentará a un tribunal.

Velaztiqui Duarte (que aparece en una de las últimas fotos tomadas por Jaitt) será sometido a juicio oral por supuesto falso testimonio a raíz de las contradicciones en las que incurrió al referirse al celular de la víctima. En caso de que un Tribunal Oral lo considere culpable, podría ser condenado a cuatro años de prisión.

Velaztiqui Duarte no fue el único afectado por una causa penal derivada a partir de la investigación de la muerte de Jaitt. Guillermo Ruiz, alias Pupi, fue detenido acusado de ser el supuesto dealer al que le compró droga uno de los hombres que estaba con Jaitt. Según fuentes de la investigación, el último peritaje que falta está relacionado con el IPAD de la modelo.

Los estudios toxicológicos realizados en la Superintendencia de Policía Científica determinaron que Jaitt falleció a raíz de una falla multiorgánica provocada por el consumo de drogas. El análisis histopatológico estableció que la víctima sufría "patologías pulmonar y cardíaca crónicas".

Con respecto al estudio químico para tratar de establecer si la modelo estaba alcoholizada o había consumido drogas, los peritos concluyeron que "en los jugos gástricos y en la orina se encontraron restos de metabolitos de cocaína". Esa misma sustancia se encontró al analizar las muestras de sangre, donde también se detectó la presencia de 0,7 gramos de alcohol. También había cocaína en las cinco muestras obtenidas en las fosas nasales de la víctima.

Las últimas imágenes

Entre los cientos de pruebas que revisaron los fiscales figuran los archivos de videos encontrados en el celular de la víctima. En una de esas grabaciones Jaitt expresaba: "Miren, acá voy a hacer mis próximos shows", decía la modelo mientras realizaba un video en la camioneta de Velaztiqui Duarte al llegar al salón de fiestas Xanadú. Eran las 22.08 del 22 de febrero pasado y la modelo usaba por última vez su celular. Tres horas y media después, el cuerpo sin vida de Jaitt fue hallado en la habitación de la planta alta del salón de eventos, en Benavídez.

Durante la investigación se determinó que, antes de la grabación del mencionado video, Jaitt se comunicó con su abogado a las 21.35. También se confirmó que no hubo intentos por desbloquear el teléfono después del fallecimiento de la modelo.

Una de las claves para que los investigadores concluyeran que no ingresó ningún sospechoso en el salón de fiestas la noche que la modelo murió fue la confrontación de las grabaciones de las cámaras de seguridad del inmueble, con las declaraciones de los testigos y los registros de los cinco teléfonos celulares de los testigos.

Así, los funcionarios policiales y judiciales determinaron que, además de Jaitt, los únicos que estuvieron esa noche en el salón de fiestas Xanadú fueron el dueño del local, Gonzalo Rigoni; su amigo y electricista, Gustavo Bartolini, también conocido como Voltio; Gaspar Fonolla y Luana, una joven, de 19 años, que llegó convocada por Bartolini, además del mencionado Velaztiqui Duarte.

El representante artístico estuvo detenido durante casi un mes, acusado de presunto falso testimonio debido a que en su declaración inicial manifestó que había encontrado el teléfono de Jaitt en su automóvil, pero, en realidad lo tomó de la mochila de la víctima.

Al revisar las cámaras de seguridad los investigadores pudieron establecer cómo fueron los últimos minutos con vida de Jaitt. A la 1.02, Rigoni invitó a Jaitt a recorrer el salón de fiestas. En ese momento, se dirigieron hacia la planta alta. Allí fueron grabados por una cámara de seguridad instalada en la antesala de una habitación con un baño en suite. Dicha sala tiene vidrios espejados que, en algún momento, reflejaron los movimientos de Jaitt y Rigoni en la habitación y en el pequeño baño.

Según las imágenes grabadas por esa cámara, Rigoni abandonó la habitación en tres oportunidades. Aparentemente, convencido de que la modelo dormía, a la 1.25, Rigoni bajó a la galería donde cenaron sushi y le dijo a Velaztiqui Duarte: "Tu amiga se quedó dormida".

Los únicos que aparecieron en las grabaciones entre la 1.02 y la 1.43 fueron Jaitt y Rigoni. Nadie más. Luego de revisar las imágenes, los técnicos también descartaron la presencia de algún sospechoso cuya silueta hubiera aparecido reflejada en los vidrios espejados.

Pero todo cambió trágicamente a partir de la 1.43. En ese momento, la cámara de seguridad registró el ingreso de Velaztiqui Duarte en la habitación en suite de la planta alta del salón de fiestas, seguido de cerca por Rigoni.

La misma cámara de seguridad grabó los movimientos de Velaztiqui Duarte, cuando envolvía su mano con las extensiones de pelo de la modelo y revisaba debajo de la cama.

Algunos de los integrantes del entorno de la modelo sostuvieron que el interés de Velaztiqui Duarte en apoderarse del celular de Jaitt se fundó en la supuesta relación de amistad que tenía con los dos acusados de abusar a la modelo, el 7 de enero pasado, en un departamento de Montañeses 1853. Hace diez días ambos sospechosos fueron sobreseídos por falta de pruebas.

Hasta el momento, los investigadores no hallaron ninguna relación entre los imputados del abuso sexual de Jaitt y Velaztiqui Duarte.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.