Pasó del botellazo a Luca Prodan a violentos robos

Ignacio Pardo Paso
Ignacio Pardo Paso
(0)
29 de noviembre de 2018  

A mediados de los ochenta, Ignacio Pardo Paso tocó el saxo tenor en las primeras formaciones de Los Fabulosos Cadillacs . Recién regresaba al país después de vivir y estudiar unos años en Alemania. Lo apodaban Naco y también Goldfinger, como el villano de la famosa novela y película de James Bond.

La banda adhería en esos tiempos a la subcultura juvenil de los "rude boys" (originada en Jamaica, en los años 60), pero Pardo no circunscribía su "rudeza" solo a detalles musicales o estéticos, como vestir un traje de corte mod o circular en una Vespa de colección, sino que lo llevaba a fondo: su primer saxo, cuenta la leyenda, simplemente lo había robado de una conocida casa de instrumentos en zona norte y en una de tantas peleas durante largas noches de ronda llegó a romperle una botella en la cabeza a Luca Prodan.

La imagen de Pardo con zapatos, saco y sombrero "ska" es la del hombrecito bailando en el ya clásico isologo de los Fabulosos, con los que grabó cinco discos, desde el debut, Bares y fondas (1985), hasta Volumen 5 (1990). Después de dejar el grupo (según él mismo, decepcionado por el cambio de rumbo musical, alejado de su querido ska), Goldfinger no volvió a integrar otra banda de manera estable.

En más de una oportunidad, expresó su amargura por no haber sido convocado a participar de las últimas reuniones de sus antiguos compañeros, aunque también admitió estar "oxidado" como saxofonista.

Su última grabación conocida fue como invitado del grupo Bicicletas, durante 2010, en una versión de "El genio del dub", justamente de Los Fabulosos Cadillacs. Por entonces ya estaba procesado por varios robos violentos.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.