Preocupa el elevado nivel de consumo de alcohol

Advierten sobre la tolerancia social y la baja percepción individual del riesgo
Advierten sobre la tolerancia social y la baja percepción individual del riesgo Fuente: Archivo
María Filgueira
(0)
26 de enero de 2020  

Para especialistas en adicciones, el alcohol es la sustancia principal de consumo en jóvenes. Y opinan que la violencia y los accidentes bajo los efectos de las bebidas alcohólicas aumentan cada vez más. Consideran al alcohol como la droga más dañina. No solo para el que consume, sino para los terceros que puedan ser perjudicados por la acción de personas alcoholizadas.

"El 85% de los actos de violencia están relacionados con el consumo de alcohol", afirmó Claudio Maté Rothgerber, exministro de Salud de Buenos Aires. Las noches de fiesta y alcohol son moneda corriente entre los jóvenes. Tanto dentro de los boliches y bares como en las calles hay menores que logran comprar y consumir alcohol, jóvenes que poco logran discernir los problemas que pueden llegar a tener.

"Con lo que se arranca es con el alcohol. Es la única droga que abre las puertas a las demás. Cuanto más temprano se consume alcohol, más posibilidad tenés a lo largo de tu vida de generar algún tipo de adicción a un tipo de droga", mencionó Juan Carlos Mansilla, exsubsecretario de la Sedronar. Para este especialista, el consumo tanto de alcohol como de drogas aumenta en la adolescencia y disminuye cuando la persona empieza a tener más responsabilidades: familia, estudios, trabajos, proyectos.

Claudio Santa María, médico y director del Instituto Superior de Ciencias de la Salud, agregó que la edad de inicio está en descenso y lo ejemplificó con el llamado UPD (último primer día de los estudiantes de la escuela media), festejo que demuestra cómo el consumo está totalmente normalizado y que en muchos casos llegó a chicos de primaria.

La accesibilidad, la tolerancia social y la baja percepción del riesgo son los tres factores claves para entender cómo funciona el consumo de los jóvenes. "Hay más tolerancia social, el mundo adulto tiende a presentar menores alarmas a una transgresión frente a un adolescente. Cuando la percepción del riesgo es casi inexistente, más se sostiene la conducta. No tiene que ver solo con los chicos, que son menos conscientes de los daños, sino con el mundo adulto y su aceptación y estimulación con las publicidades. El consumo temprano tiene que ver con la política argentina de la venta de alcohol", indicó Mansilla.

"Hay más tolerancia en todos los órdenes y en todas las clases sociales. El consumo de alcohol en las previas que organizan en las casas es cada vez mayor y no hay cuidado alguno", mencionó Gladys Beatriz Madeddu, directora de la comunidad terapéutica El Palomar.

Fabián Chiosso, presidente de la Federación Latinoamericana de Comunidades Terapéuticas (Flact), agregó: "Toda la diversión está vinculada con el descontrol, con alcohol y veladamente a través de otras sustancias psicoactivas". Para Mansilla, "cada vez se consumen más bebidas de alta graduación alcohólica. Claramente el alcohol es inductor de violencia, crea un espacio y un ámbito donde hace favorable a ese tipo de comportamiento sin filtro".

Mate Rothgerber consideró que la Argentina está pasando por un momento de crispación en la sociedad que lleva a que haya altos niveles de violencia: "Deberíamos estar todos atentos y bajar un cambio, seguro se puede llegar a algo mejor. La familia abandona, la sociedad no acompaña. Hay muchos valores que dejaron de transmitirse y hasta quizás se transmiten modos que llevan al odio".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.